Este lunes, 14 de diciembre ha tenido lugar la Jornada anual de Mercados Emisores organizada por la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca. Este año se ha contado con la colaboración de Hosteltur y, seguramente, se convertirá en una de las jornadas más memorables debido al abrumador influjo de la pandemia provocada por la Covid-19. Concretamente, en el sector turístico, las repercusiones son terriblemente concluyentes: en qué estado se encuentra el momento socioeconómico de los países representados, cuál es el sentimiento de los consumidores, de qué modo se perciben las distintas medidas de control y las restricciones, han sido -entre otros temas- las cuestiones a analizar. En cualquier caso, en esta mesa redonda se ha valorado el estado de situación de cada mercado y sus expectativas ante el futuro.

La jornada ha contado con la intervención de los siguientes participantes (en orden de aparición): Manuel Molina, director de Hosteltur; María Frontera, presidenta de FEHM; Carlos Ruíz, consejero adjunto de Turespaña en Londres; Arturo Ortiz, consejero de Turespaña en Berlín; Mónica Fernández, consejera de Turespaña en Estocolmo; Tatiana Martínez, consejera de Turespaña en París; Jorge Rubio, consejero de Turespaña en Roma; Jaime Alejandre, consejero de Turespaña en Tokio y Andreu Serra, conseller de Turismo y Deportes del Consell de Mallorca.

Como se comentaba, el año en curso sugiere -más que nunca- profundizar en la situación coyuntural de los principales países emisores de turismo para España, en general, y Mallorca, en particular; así como un análisis socioeconómico. Interesa también tener constancia del sentimiento de los consumidores y cuáles son sus preferencias e intereses al viajar. Se ha buscado compartir la percepción de los consejeros de las OETs hacia los ciudadanos, así como poner en valor aquellos aspectos relacionados con las medidas de seguridad y la transmisión de confianza hacia el consumidor final, tan necesaria para levantar el sector.

Evolución del sector turístico en Mallorca

La sesión comienza con la entrevista a María Frontera por parte de Manuel Molina, en la que se pregunta sobre el estado anímico y  económico de las empresas, las ideas base con las que se ha organizado la jornada y cuáles son las expectativas a nivel laboral, prestando mayor enfoque hacia la evolución del sector turístico en Mallorca.

La presidenta de la FEHM ha confesado sentir gran impotencia respecto a una situación que -realmente- «no está en nuestras manos». Ante un panorama, en principio, desolador por las muchas empresas que están cerradas desde octubre del 2019 y que no saben siquiera cuando podrán abrir. La situación no ha provocado sólo angustias generadas por la ausencia de ingresos, también produce incertidumbre el desconocimiento de cómo evolucionará la pandemia; ya que, a pesar de las medidas tomadas por los profesionales del sector y de los avances científicos, todo parece ir a peor.

El mensaje es positivo, poniendo el foco de esperanza en la intención; ante todo, la activación llegará y cuando llegue tendrá que cogernos preparados. Como afirma María: «No podemos relajarnos. Lo que es válido un día, no lo es otro». Por otro lado, se plantean medidas a corto y medio plazo, teniendo en cuenta la diversidad de los segmentos, y se espera una mayor involucración de la administración con paquetes de ayudas dirigidas a la gestión de los gastos fiscales.

La jornada se ha estructurado en base a 5 puntos clave:

    • buscar el conocimiento de las tendencias de los diferentes mercados,
    • compartir experiencias y conversaciones con los interesados,
    • el cambio en los hábitos de consumo,
    • la posible influencia del Brexit
    • y analizar los futuros escenarios.

A pesar de lo abrumante de la realidad, hay confianza de mejora de las condiciones de trabajo, aunque implicará enfatizar el desarrollo de los procesos internos a nivel digitalización  y de sostenibilidad -aspecto éste que ha provocado consenso entre los asistentes-, así como implementar las necesarias medidas en materia sanitaria para turistas y trabajadores. Cierto es que se tendrán que hacer aportaciones más específicas en determinados momentos, con una actitud proactiva y totalmente transparente hacia el cliente.

Valoración de la situación económica

En el Reino Unido la tensión que vive el sector es palpable, donde el inexistente flujo de turismo desde abril a junio y la caída originada por la segunda ola, se une a la reacción poco atinada del gobierno, en la que se aprecia poca claridad en los criterios. No obstante, se espera una mejora en la demanda cuando finalicen las restricciones. Se pone en el punto de mira el próximo verano. Aunque, por ahora, sólo ha supuesto la devaluación de la libra, el impacto del Brexit podría ser un factor añadido. Lo que en realidad ha disminuido es la confianza del viajero y su disponibilidad de renta; no así tanto la intencionalidad de viajar, siendo España uno de sus destinos favoritos.

La economía más potente de la U.E. la tiene Alemania, cuyo superávit presupuestario se convierte en el colchón para frenar el descenso producido. Cuenta, además, con amplios rangos de movimiento que darán al país germánico la fortaleza requerida para resistir. De momento, el impacto económico sobre los viajes no se ve del todo claro, sólo se ha apreciado la aceleración de los procesos que ya estaban en marcha; pero el apoyo recibido en todos los sectores garantiza una imagen positiva con la vuelta de una economía saneada y, con ella, el regreso de los viajes.

Suecia, inmersa en la segunda ola, presenta fuertes restricciones al desplazamiento. La influencia del Covid-19 ha provocado una subida del PIB del 4,9% en el tercer trimestre, respecto del anterior, y la esperanza de incremento para el año próximo es del 4%. El mercado laboral sueco se verá reforzado por paquetes de ayudas para más de medio millón de personas. Mientras que el sector turístico presenta unos niveles de reserva en torno al 25% de cara a la temporada invernal, la intención de viajar fuera que muestran las encuestas ha disminuido notablemente, a pesar de las campañas promocionales realizadas por sus destinos favoritos, como por ejemplo Islas Canarias. La esperanza de volver a la normalidad en este aspecto se traslada al verano del 2021.

Los últimos datos obtenidos en Francia sugieren un incremento del número de contagios, lo que, unido a las desgarradoras cifras del fallecimientos (más del 56.000), ha provocado una situación muy cercana al confinamiento inicial, con la limitación de 20 km de desplazamiento máximo del domicilio. Si bien, hay esperanzas de incrementar la libertad de movimiento que permita los viajes regionales e internacionales. No obstante, esta permisibilidad queda condicionada a la realización de PCRs en función del semáforo europeo y la obligatoriedad del test de antígenos en destino. A nivel económico, se prevé una recesión del 11% aproximadamente. El sector turístico queda gravemente tocado con unas pérdidas en torno a 600.000 millones de euros. Es por ello que se están gestionando diversos planes de rescate, tanto hacia el turismo como a nivel general.

La caída del turismo en Italia ha sido del 77% y pocas posibilidades de mejora se esperan en lo que queda de año en un país que ha vuelto al confinamiento de los ciudadanos para evitar los desplazamientos y el avance de los contagios. El 4º país emisor hacia España, además de competidor, ha reducido su PIB en un 4,7% desde el mes de marzo a consecuencia del cierre del flujo turístico. De todos modos, la población italiana está deseosa de viajar y gastar, con la previsión de resultados por la incipiente campaña de vacunación tiene la mirada puesta en la primavera.

Las restricciones de movilidad asiáticas se ven reforzadas por programas de subvención que fomentan el turismo a nivel nacional. Son el país más avanzado, teniendo en cuenta que van por la 3ª ola, así que interesa poner Asia como objetivo y saber qué hacer. Como medidas implementadas, se cuenta con la cuarentena de 14 días obligatoria para los viajes al extranjero. La celebración de los Juegos Olímpicos, jugará a favor de flexibilizar los movimientos por negocios, especialmente los relacionados con el mundo deportivo y el mercado inmobiliario. Si acaso, los efectos de la pandemia han ejercido negativamente sobre el consumo, se han visto compensados  por las ayudas estatales sobre la renta familiar. De hecho, los sondeos muestran una tendencia al ahorro del 24% por parte de la población, que hace creer que facilitará las salidas hacia el turismo emisor.

Chequeo del estado de salud de los turoperadores y compañías aéreas

En Alemania, el 15% de las empresas del sector han cerrado, a pesar de la respiración asistida de los procesos tecnológicos y de las ayudas recibidas. Podría caer un 30% más y ser absorbidas por los grandes operadores. La oferta se está adaptando (reducción de costes, adelantos de cara al futuro…) pero todo dependerá de la demanda, que tiene su propio ritmo.

Un concepto claro es que los negocios se han visto reducidos al formato online y han funcionado en muchos casos. Además, las garantías para con el cliente final han salido a flote, con el reembolso de viajes reservados, el movimiento de las vacaciones al siguiente año, la derivación a otros destinos, etc. Pero el sector acusa las consecuencias de las faltas de ingresos (no se generan nuevas contrataciones) y la inexistencia de un sistema de pago a los proveedores. En definitiva, el dinero no llega a España.

El estado de salud financiera de los turoperadores, en general, se ve tocado y muchos no saldrán de ésta. La situación es delicada, se está trabajando -en el mejor de los casos- bajo mínimos. Y el sector acusa cifras de desplome del 90% que suponen un gran desafío para la recuperación.

La perspectiva, aunque no presenta una foto clara, es la de afrontar la situación y embarcarse en proyectos esperanzadores y que vislumbren nuevas oportunidades; desde un punto de vista objetivo se puede decir que España se mantiene entre los destinos habituales; Málaga, La Palma, Mallorca, Gran Canaria. Hay esperanzas de que esto suponga un aliciente para que las aerolíneas destinen la inyección de capital estatal directamente al interés del viajero.

Destaca la jornada, en este aspecto, en el resalte de la sostenibilidad como objetivo a corto plazo. Con las ayudas gubernamentales, se podrá mejorar la rentabilidad de las empresas, con garantías de crédito. Y ha quedado claro que, bajo ningún concepto, se fragmentará la conectividad para con España. Se ha reflejado una uniformidad clara de cierra normalidad esperada para el año 2020. Mientras esto llega, será conveniente adoptar tácticas de la cultura japonesa en cuanto a actitud. En Japón ya están acostumbrados al desplome, así que a nivel empresarial afrontan los retos con dinamismo. Es hora de fortalecer los destinos que busca el viajero en estos momentos, sin masificaciones y teniendo en cuenta otros valores. En España se pueden encontrar: Mallorca, Canarias, el Norte del país…

La percepción que tiene de Mallorca el turista extranjero

La población alemana está acostumbrada a comprar con anticipación, así que en la situación actual no sabe bien qué hacer. Desvelan una intención de alejarse y cuentan con España como destino preferido, especialmente Mallorca, pero les tiene en vilo el desconocimiento de cuándo podrá ser. El futuro de sus vacaciones augura destinos sin aglomeraciones y más sostenibles. Así que la recuperación es bastante posible en este ámbito.

La clave para los británicos radica en la no-prohibición de viajar. La demanda de este segmento volverá con el punto de mira puesto en España, así que el sector tendrá que estar preparado porque -aunque se hayan retrasado las contrataciones- el impacto será positivo en Menorca en cuanto se considere corredor seguro.

Coincide Italia en la mirada hacia el futuro, con una demanda centrada en la seguridad y reciprocidad, sin olvidar el -cada vez más creciente- enfoque hacia la sostenibilidad ambiental.

Los factores determinantes para el viajero sueco son: realización de pruebas PCR y cuarentena al regreso, miedo al contagio y las garantías de reembolso. En un dato revelador que las reservas para el año 2021 ya se han incrementado en un 200%, entre una población con ganas de viajar y tranquila gracias a la flexibilidad en las contrataciones. Entre otros destinos, destacan Mallorca y Canarias, por el tandem sol-playa acompañado de varios pluses: gastronomía, arte-cultura y deportes.

A pesar de que se da un alto grado de patriotismo turístico en Francia, se calcula que un 54% tiene como meta celebrar las fiestas navideñas fuera de casa. Si bien teme quedarse atrapado en destino, las garantías de las condiciones aplicadas en los flujos turísticos les anima a viajar a España, donde los parámetros de disfrute seguro, sostenibilidad y calidad están prácticamente garantizados.

El estudio de percepción y tendencias del mercado nipón, revela para este año una mayor anticipación de reservas. Busca, este viajero, seguridad respecto al entorno médico y está gratamente a favor de los sistemas de rastreo. Es el rango de edad comprendido entre 20 y 40 años el más decantado a planear viajes por el extranjero, en pos de la tranquilidad, la naturaleza y los espacios al aire libre. Asia adora Mallorca como destino, siendo sus preferencias la cocina española, el bar español y el futbol.

Claves de las competencias de turismo y promoción

Para finalizar la sesión, la conversación entre María Frontera y Andreu Serra, en representación del Consell de Mallorca, permite extraer conclusiones favorables para el sector. Las claves para la recuperación en la zona y los proyectos promocionales señalan el camino a seguir.

En primer lugar, la sostenibilidad se convierte en el principal valor turístico, a sabiendas de que hay que explicarlo y demostrarlo. Mallorca se halla inmerso en le proyecto que le llevará directo a la obtención del Sello de la Excelencia Turística concedido por la OMT. Implica la estandarización de los datos y ser capaces de reflexionar, acciones de mejora «en casa», cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible y comparativas con otros destinos a nivel mundial.

El manejo de datos, que lleva a la toma de decisiones, y los aspectos relativos a la seguridad (especialmente en tiempos de pandemia) se deben trabajar desde todos los ayuntamientos y de manera conjunta, así mismo, deberán demostrarse con acciones. El lema llevado a cabo es : «Mallorca segura».

Se están, también, trabajando los diferentes segmentos. Sin quitar relevancia al destino como «lugar de sol y playa», se trata de aportar valores nuevos, como, por ejemplo, la realización de campañas de desestacionalización y diversificación; así la proyección del turismo activo, el posicionamiento en RRSS -con la colaboración de Rafa Nadal como embajador de marca-, el desarrollo del producto en todas las acciones posibles como son las ferias de gastronomía y cultura y las dirigidas al segmento lujo, promoviéndolas por tierra, mar y aire.

En cuanto al tema de la gobernanza, está en marcha un plan estratégico marcado por una clara línea de trabajo a seguir. A base de reuniones y actividades proactivas, el Next Mallorca se llevará a cabo, consensuando todas las acciones que se puedan realizar. Se debe tener iniciativa y plantear opciones que ayuden a salir a flote, apoyando las campañas publicitarias de los turoperadores, agencias y hoteles. El proyecto lleva marcado a fuego el valor de la coparticipación.

Resumiendo, las claves del éxito del destino turístico radican en el apoyo  y el trabajo conjunto, la escucha activa y disponer de la máxima preparación para actuar en el momento de estar incluidos en la lista de corredores seguros para los mercados emisores del turismo español.

El resumen de las previsiones

Monitorizar las RRSS es absolutamente necesario, han sido vitales en plena pandemia y su eficacia está demostrada a todos los efectos. Coinciden todos los consejeros de Turespaña en afirmar que la clave está en saber cuándo mandar el mensaje, más que en la cantidad de éstos. Se tiene que estudiar al público y elegir el momento de publicar para crear el impacto deseado.

Se prevé una recuperación del sector, quizás unos segmentos más que otros: el turismo verde y la gastronomía cuentan como motivos favoritos; la juventud y el destino sol-playa también se nombran en las previsiones.

En general, la percepción de las medidas de seguridad es que son bastante bien aceptadas por los viajeros. No se establecen en exceso reticencias a las pruebas, aunque la unanimidad habla en favor de los test, más económicos y accesibles. La seguridad sanitaria prioriza en las necesidades manifestadas por los clientes.

El año 2020 termina con esta situación en vilo, pero el futuro es esperanzador. A sabiendas de que el 2021 será un año de transición a nivel mundial, se cree que el 2022 servirá para recuperar y regenerar los vestigios de esta pandemia. Disponer de corredores seguros, sin cuarentenas ni restricciones será fundamental. Conocer las preferencias del consumidor final, en cuanto a seguridad y disponibilidad de pruebas, será básico. Centrarse en la sostenibilidad y aprovechar los recursos digitales será rozar la excelencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *