Sin duda alguna este año ha sido año de cambios para todos y esto ha conllevado cambiar nuestros hábitos, pensamientos, metas…

Dentro de esos hábitos, hemos cambiado también nuestra forma de hacer turismo. Esto se ha reflejado, sobre todo, a la hora de reservar alojamientos para pasar nuestros días libres o vacaciones. Tanto es así, que el número de reservas de habitaciones hoteleras ha descendido con respecto al año 2019, mientras que las casas rurales, apartamentos turísticos y campings han conseguido aumentar sus reservas de manera considerable.

 

¿Por qué se ha producido este cambio de tendencias?

Sin duda alguna, el COVID-19 ha propiciado que se produzca este cambio de tendencias. No es que los turistas no se sientan seguros con las medidas tomadas por los hoteles, las cuales son más que eficientes, sino que sienten más seguridad al tener su espacio propio y no interrelacionarse con otras personas, garantizando así el distanciamiento social.

 

¿Cómo han cambiado los hábitos según el tipo de alojamiento?

En los últimos años se venía viendo un aumento de reservas en apartamentos turísticos, pero la pandemia ha hecho que este hábito se imponga como primera opción a la hora de reservar. Uno de los motivos claros que ha llevado a ponerlos en la primera posición es la intimidad que estos aportan.

Los campings ocuparían la segunda opción a la hora de reservar. Lugares privados, en plena naturaleza que permiten realizar actividades al aire libre.

También ha aumentado de manera considerable las reservas en alojamientos turísticos rurales. Este aumento, a su vez, ha fomentado el turismo de interior. Los turistas buscan lugares poco masificados y que además les permitan alguna actividad cultural o de turismo activo.

En último lugar quedarían las reservas en los hoteles. Como hemos dicho anteriormente, no es que los turistas no se fíen de las medidas implementadas por los hoteles, sino que tienen “miedo” a relacionarse con otras personas, por lo que prefieren elegir alojamientos que les den la independencia necesaria para no estar en contacto con otras personas.

Para ver mejor este cambio de hábito a la hora de reservar alojamientos turísticos, hemos realizado las siguientes comparativas entre el año 2019 y el año 2020*.

 

 

 *Datos obtenidos de la página oficial del Instituto Nacional de Estadística (INE)

En estas gráficas se ven más claramente las tendencias de reservas según los tipos de alojamiento.

 

Otros cambios relacionados con las reservas turísticas

Uno de los cambios más relevantes a la hora de reservar es, sin duda, la elección del tipo de alojamiento turístico, pero no hay que olvidarse tampoco del cambio de hábito de la temporalidad con la que se realizan las reservas. Es decir, antes del COVID-19 se llegaban a hacer las reservas con meses de antelación. Esto permitía a los alojamientos turísticos a realizar estudios de mercado con los que crear sus propias promociones, en función de la oferta y la demanda, y llevarlas a cabo para conseguir los objetivos marcados.

Actualmente esta tendencia también ha cambiado y las reservas se realizan como mucho con 2 semanas de antelación, por lo que da poco margen a las empresas turísticas a crear promociones en función de la oferta y la demanda.

 

Camping

En el caso de los campings y casas rurales, la situación de temporalidad no ha supuesto grandes cambios. Esto se debe a que suelen tener tarifas estándares durante todo el año y delimitadas tan solo por temporada alta, media o baja.

 

Casa Rural

Para los apartamentos turísticos, a pesar de que sí trabajan con tarifas según la oferta y la demanda, estos cambios de hábito tampoco han supuesto grandes modificaciones en su modelo de negocio, debido al aumento de reservas de los últimos meses.

 

Apartamento Turístico

En cuanto a los hoteles, ha sido, sin duda, la opción de alojamiento más perjudicada con la temporalidad y el cambio de hábito de los turistas a la hora de reservar alojamiento. Esto ha llevado a ajustar la oferta con precios mucho más bajos de lo habitual para conseguir hacerlos atractivos y competitivos ante las otras opciones de alojamientos turísticos.

Los hoteles también han tenido que reinventarse y ofrecer otro tipo de servicios para conseguir atraer al cliente. Las medidas que han llevado para hacer factible esta reinvención, entre otras opciones, son: alquiler de habitaciones para teletrabajar, realización de packs de comida + siesta, alquiler de habitaciones por meses, etc.

 

Hotel

Para concluir, podemos decir que la crisis del COVID-19 ha beneficiado el posicionamiento de algunos tipos de alojamientos turísticos como apartamentos, campings o casas rurales por la independencia que ofrecen y la búsqueda, por parte de los turistas, de lugares pocos masificados y que permitan la realización de alguna actividad cultural o al aire libre.

Sin duda, en la cara opuesta, se encuentran los hoteles que han visto como han descendido considerablemente sus reservas con respecto a años anteriores y han tenido que reinventarse. No sólo ha cambiado la forma de elegir alojamiento, sino que también ha cambiado el tiempo de antelación con la que los turistas hacen sus reservas.

A pesar de los datos positivos en algunos tipos de alojamientos, no todo es positivo debido al descenso generalizado del turismo como causa de los cierres perimetrales y las restricciones sanitarias. Esta situación cambiará en la era post COVID-19 y esperamos que con ello el turismo aumente.

Redacción: Marta Pérez Martín

Fuentes:

  • Instituto Nacional de Estadística https://www.ine.es/index.htm
  • Hosteltur: https://www.hosteltur.com/140907_hotel-casa-rural-y-apartamento-busquedas-y-reputacion-en-la-era-covid.html
  • Hosteltur: https://www.hosteltur.com/138588_turismo-rural-y-campings-vencedores-en-este-verano-tan-atipico.html
  • Hosteltur: https://www.hosteltur.com/140181_como-ha-impactado-la-covid-19-en-el-turismo-rural-espanol.html

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.