Verónica Oramas es una inquieta e inteligente joven de 26 años que por su gran amor y maravillada por el encanto los más pequeños decidió estudiar magisterio infantil. Con su carácter independiente, siempre ha velado por la búsqueda de nuevas metas y decidida a progresar encontró su verdadera vocación finalizando la universidad. La hostelería se convirtió en su nuevo estilo de vida, no le costó nada adaptarse y según iban pasando los días, iba descubriendo que le apasionaba lo que estaba haciendo, el trato al cliente, ver su satisfacción y los vínculos que se creaban, convirtieron de esta una profesión soñada. Verónica es ante todo una persona llena de positividad que quiere seguir ascendiendo en su trabajo y con una visión de futuro en la que cada experiencia se convierte en aprendizaje. La joven chicharrera amante de los paisajes costeros se anima a disfrutar lo bonito de la isla, del buen clima y las playas para relajarse después de su trabajo.

Vive su profesión de camarera de pisos con mucha pasión y vocación de servicio. Pese a que muchas personas ajenas y no tan ajenas al sector puedan considerar que ser camarero o camarera de pisos pueda ser duro e ingrato, Verónica elige dar lo mejor de sí misma cada día con la mejor de las sonrisas y el mayor de los entusiasmos. Está muy satisfecha con su profesión de la que disfruta perdidamente, muy cercana a su familia, amigos y compañeros no pierde la oportunidad de colaborar con su entorno en todo momento. Desde Futurismo Canarias hemos querido entrevistar a esta profesional y entregada camarera de pisos que nos ha ofrecido un punto de vista más cercano dentro del sector hotelero canario donde ha desempeñado su labor con gran dedicación durante varios años en el hotel Iberostar Grand El Mirador, con el objetivo de compartir sus vivencias durante el estallido del Covid19.

FC: ¿Cómo podrías explicarnos brevemente tu desarrollo o vinculación con el sector turístico? 

Verónica Oramas (camarera de pisos – Iberostar El Mirador)

VO: Desde hace seis años y dos meses pertenezco al Grupo Iberostar, concretamente al hotel Iberostar Grand El Mirador, desarrollando mi trabajo en el departamento de pisos como camarera o en ocasiones lencera.

FC: ¿Cómo vivías tu profesión en el día a día antes de la crisis del Coronavirus? 

VO: Pues la verdad que bastante bien, aunque parezca mentira me gusta mucho mi profesión y disfruto de ella porque  me gusta lo que hago. Tengo momentos muy satisfactorios y consigue aportarme muchísimas cosas.

FC: ¿Cómo te afectó/ impactó la noticia de la cuarentena del Hotel H10 Costa Adeje Palace tan bien gestionada por parte de los trabajadores del hotel y la Sanidad Canaria? 

VO: Pues sinceramente me parece que siguieron un protocolo bastante adecuado, y que gracias a su rapidez y efectividad ante el suceso se pudo controlar de una manera tan efectiva. Desde luego admiro a todos los trabajadores, personal sanitario y clientes por entre todos hacer de ese aislamiento un aprendizaje para ellos y por poner lo mejor de su parte para hacerlo más llevadero.

«Admiro a todos los trabajadores, personal sanitario y clientes por entre todos hacer de ese aislamiento un aprendizaje para ellos». Verónica Oramas-

FC: ¿Pensaste en aquel momento (que ahora parece un siglo y fue hace sólo 4 mes) que una situación así podría ocurrirte directamente en tu puesto de trabajo y como lo hubieses gestionado? 

VO: Sí, creo que incluso antes de esta situación muchos ya éramos conscientes de que este escenario se nos podría dar en cualquier hotel, por la diversidad de clientes que poseemos y por la velocidad con la que se estaba propagando la epidemia. Creo que si lo hubiéramos padecido en un hotel Iberostar entre todos los departamentos habríamos conseguido hacer una gran piña y sacarlo adelante lo mejor posible.

Nuestra empresa en todo momento se ha encargado de informarnos y cuidarnos ante la situación, ofreciéndonos el material necesario y aportándonos todos los conocimientos para abordar la situación.

FC: ¿Tomaste alguna medida derivada de esa situación ajena en la operativa y protocolos diarios de tu departamento/trabajo? 

VO: No, la verdad es que creo que nuestro departamento nos lo facilitó todo bastante.

FC: ¿Cómo y qué hiciste el/los días posteriores en que declararon el estado de alarma cuando aún quedaban miles de clientes en todos los hoteles de Canarias? 

VO: Nosotros acudíamos a trabajar con plena normalidad, aunque con un poco de tristeza sabiendo que se nos acercaba el fin de esta etapa, pero disfrutando de poder estar acompañados aún.

FC: ¿Podrías contarnos qué cosas te han marcado de esta experiencia vivida en lo profesional y en lo personal? 

VO: La verdad que he de decir que yo personalmente (es más, me arriesgaría a decir que los últimos trabajadores que nos quedamos en el hotel) no sentí miedo, parecerá raro pero creo que me sentía incluso segura allí. Conseguimos crear un ambiente en nuestro propio departamento donde cada día podíamos hablar, exponer y aportar ideas con plena confianza. En lo profesional, de esta situación me llevo más cosas buenas que malas. Si tuviera que identificar algo negativo sería el ERTE que la empresa se ha visto obligada a hacer, pero que creo que nos traerá luego cosas positivas también.También ha sido duro tener que afrontar  ver como se nos ha apagado y silenciado en tan breve espacio de tiempo nuestro hotel, que siempre ha sido un espacio muy tranquilo y alegre para nosotros en el que nos sentimos cómodos.

Verónica Oramas, vive su profesión de camarera de pisos con mucha pasión y vocación de servicio

Como positivo me llevo muchas cosas, en lo laboral, la empatía que hemos podido desarrollar en esta situación, lo codo con codo que hemos podido trabajar en nuestro departamento (tanto camareras, como jefes), lo bien que lo hemos hecho y la unión de la que hemos podido disfrutar, e incluso creo que todos nos hemos conocido un poco más. En cuanto a lo personal creo que me llevo la misma experiencia que todos, que tenemos que aprovechar, disfrutar y valorar los momentos que tenemos con nuestro entorno, así sean familia, amigos, compañeros porque en cuestión de nada la vida nos puede dar un giro inesperado.

«No somos conscientes de todo lo bueno que tenemos y creo que a partir de ahora cualquier simple detalle lo valoraremos muchísimo más». Verónica Oramas-

FC: ¿Destacarías algún valor en particular del trabajo (en equipo) entre compañeras que se ha desarrollado durante esos días de crisis hasta el cierre completo? 

VO: Si, por supuesto que muchísimos, pero ante todo creo que la facilidad y la gran capacidad de hacer unión y poder trabajar tan bien en equipo, es lo que más nos ha destacado y nos lo ha hecho todo tan fácil. Poder estar unidos en las buenas y en las malas. La rápida colaboración que hemos tenido los unos con los otros sin tan siquiera tener que pedirlo.

FC: ¿Qué situación/ anécdota (graciosa o no) recuerda entre clientes y/ o compañeros que han sido presos de los nervios y la ansiedad ante la vivencia experimentada? 

VO: Hemos tenido muchas, entre ellas nuestra subgobernanta huyéndonos para mantener la distancia, sustos con las compañeras con nuestros pasillos ya completamente oscuros, psicosis por el antibacterias y por la saturación de información que han acabado en situaciones graciosas.

FC: ¿Qué aspectos positivos sacas de este auténtico drama? 

VO: Que debemos estar siempre preparados al cambio, que podemos tener mucha gente alrededor que nos puede aportar muchas cosas buenas, que siempre debemos valorar a quien tenemos con nosotros, disfrutar de ellos, que siempre podemos potenciar nuestra creatividad y que aún siendo situaciones dramáticas siempre se pueden sacar cosas muy buenas. Y algo muy importante como que si entre todos ponemos de nuestra parte (aunque esta situación se nos ha dado de una manera forzada) podemos incluso reducir la contaminación del planeta.

FC: ¿Qué cosas (que normalmente no haces por falta de tiempo) tienes pensado hacer/o ya estás haciendo durante el confinamiento? 

VO: La principal descansar, sin lugar a dudas. Nos pasamos la vida diciendo constantemente que queremos descansar y ahora que tenemos la oportunidad nos quejamos, el mundo también nos está dando una tregua y se lo está dando él. Creo que es el momento de eso, de no tener una rutina, de hacer cada cosa cuando te apetezca y cuando tu cuerpo te lo pida. No creo que sea preciso poner unos horarios ahora, no los necesitamos, tenemos suficiente tiempo para hacerlo todo. Ya he podido descansar un montón, leer, hacer deporte, cocinar esas cosas que nos llevan más tiempo, hacer unas limpiezas increíbles de esas que siempre postergamos por falta de tiempo, no parar de hablar por whatsapp, videollamadas y demás con mis familiares, amigos y compañeros y sobre todo comer mucho.

FC: ¿Crees que todo volverá a la normalidad y podremos volver a recibir a turistas en breve espacio de tiempo? ¿Te atreverías a vaticinar alguna fecha de vuelta? ¿Cómo crees que reaccionarán los distintos mercados de turistas ante el nuevo escenario? 

VO: Sí, creo que podremos volver a la normalidad, no sé en qué fecha, pero quizás en verano podamos estar volviendo a ella. El turismo tiene un papel muy importante en todo esto y se le debe de facilitar y ofrecer los mejores aspectos que poseemos para volver a conquistar nuestros clientes y poder lograr su regreso (incluso de ganar nueva clientela). deben Debemos sacar la mejor esencia de nuestros hoteles, comunidades, países y demás y potenciarlas.

«Debemos sacar la mejor esencia de nuestros hoteles y potenciarla» -Verónica Oramas-

FC: ¿Qué distintos protocolos/ medidas implantarías en tu departamento/ hotel/ empresa o en la industria de los viajes para volver a recuperar la confianza de los futuros turistas? 

VO: Las empresas se están esforzando por reforzar las medidas de seguridad sanitaria, que en nuestro caso, además, van unidas a las políticas de sostenibilidad. También creo que lo prioritario es recordarles porque ya nos han visitado anteriormente, todo lo bueno que se han llevado de nosotros antes, potenciar eso y sacar cosas nuevas que les puedan atraer.

«Es prioritario recordarles a los turistas repetidores, todo lo bueno que se han llevado de nosotros, para impulsar cosas nuevas que atraigan». -Verónica Oramas-

FC: ¿Crees que esto lo va a cambiar todo en el turismo? ¿O a largo plazo nos olvidaremos de esta pesadilla? 

En un principio seguramente nos supondrá un gran cambio, y será algo que nos marcará un antes y un después pero con el paso del tiempo conseguiremos salir adelante y dejar un poco de lado esta pesadilla aunque sin olvidarla.

FC: ¿Qué es lo que echas de menos de tu vida habitual sin confinamiento? 

A medida que han ido pasando las semanas, la rutina. Sin lugar a duda he aprendido a apreciarla y ver que es muy bonito poder tener una y debemos aprender a disfrutarla.

FC: ¿Cuál es tu mayor deseo cuando termine todo esto a nivel personal y a nivel profesional? 

Poder disfrutar de todos los que me rodeo continuamente, mi familia, amigos, compañeros, volver al trabajo, a tener libertad para hacer nuestra vida y haber sacado un gran aprendizaje de ello. Saber que si trabajamos y luchamos por algo lo podemos conseguir con sacrificio, valorar la importancia de todo lo que tenemos, incluida la libertad y de lo fácil que todo puede cambiar, tanto para bien como para mal. Espero que también hayamos aprendido mucho más sobre la importancia de la solidaridad. Al fin y al cabo, esto lo estamos viendo como un mal tiempo, pero debemos aprender a verlo como un tiempo para ser mejores.

«Mi mayor deseo es tener libertad para hacer nuestra vida. Saber que si trabajamos y luchamos por algo lo podemos conseguir con sacrificio, valorar la importancia de todo lo que tenemos, incluida la libertad y de lo fácil que todo puede cambiar, tanto para bien como para mal». -Verónica Oramas-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.