España reúne los ingredientes perfectos para disfrutar de unas merecidas vacaciones. Año tras año millones de turistas vuelan a nuestro país, en busca de sol y playa, entre otras cosas. Buena gastronomía y precios bajos son algunos de los puntos fuertes que han fortalecido y convertido a España en uno de los destinos turísticos más competitivos del mundo.

Pero Lejos de esa realidad a la que estamos acostumbrados a leer todos los años en los informes sobre competitividad en viajes y turismo, el escenario actual nos hace viajar a los años 50. Nos encontramos ante una pandemia mundial que ha frenado nuestros sueños y fortalezas. La crisis desatada por el Covid-19 está teniendo muchas consecuencias negativas más allá del plano sanitario, en el que ya hemos padecido un revés como sociedad sin precedentes. Con las fases de desescalada ya impuestas y varias dudas que reflejan el miedo y la incertidumbre de una sociedad, existe una gran incógnita de cara a la llegada del verano. Hablamos del cierre de fronteras. Dicho cierre se extenderá hasta octubre. Por tanto, se prevé un verano sin la llegada de turismo extranjero. Los negocios del sector clave se ven vulnerables ante esta situación.

 

«Se prevé un verano sin la llegada de turismo extranjero. Los negocios del sector clave se ven vulnerables ante esta situación.»

 

La temporada alta no será ni mucho menos como se recuerda. A las restricciones y disminuciones de aforo que habrá en todos los comercios españoles (bares, restaurantes, hoteles o playas) se añade la exclusión de capital extranjero. Lo que se traduce como más pérdidas en el sector que más aporta al producto interior bruto y al empleo del país. El cierre de fronteras, a su vez, significa que la población local tampoco podrá salir de España a veranear al extranjero. Tan solo podrá viajar fuera del país aquel que cuente con un certificado de salud específico que así lo permita.

Todo indica que nuestro retorno a “la normalidad” implicará respetar las distancias, evitar las multitudes y no viajar muy lejos. Ante este escenario se prepara ya un paquete de medidas para paliar sus efectos. Este paquete está siendo elaborado entre varios ministerios, como Economía, Trabajo, Exteriores y Comercio e Industria, porque «afecta a todos los sectores». La temporada alta no será ni mucho menos como se recuerda.

Entre las medidas paliativas del Ejecutivo se encontraría un plan para fomentar el consumo interno, ayudas al turismo rural para potenciar el turismo en el mapa nacional. También se hablaría del refuerzo de medidas de transporte. Nuevas medidas en materia de circulación de vehículos, transporte de viajeros, terrestre y aéreo que conllevase que los ciudadanos pudiesen llegar a su destino escogido, sin peligro de contagio.

El sector se debe reorientar al mercado nacional por la caída de la llegada de clientes extranjeros que se verá afectada por la crisis sanitaria y la coyuntura económica.

 

¿Cuándo volverá el turismo extranjero?

Una vez se abran fronteras, la industria tardará un tiempo en recuperarse y también se necesitará un tiempo para recuperar la falta de confianza en el destino, ya que España es uno de los principales focos de Covid-19 en el mundo. A medida que la confianza de los consumidores se vaya recuperando tras la crisis sanitaria del coronavirus y se vayan levantando las restricciones de movimiento, tanto en Europa cómo fuera de Europa aumentaría progresivamente el interés por viajar al extranjero.

 

Se prevé que la demanda de viajes con destino a España, ahora paralizada debido al confinamiento de la población, despeque si las previsiones sanitarias se cumplen a partir de octubre.

El lado positivo es que el mercado turístico es «muy ágil y flexible», por lo que una vez que se despeje la incertidumbre que nos rodea en la evolución de las fases de desescalada, la recuperación puede presentarse rápida.

Por tanto, ante este escenario de pérdidas, conforme pasen los meses y mejore la emergencia del Coronavirus, animamos a todos los ciudadanos españoles a hacer una buena acción por el resto del 2020.

«El lado positivo es que el mercado turístico es muy ágil y flexible».

 

Pasa tus vacaciones en España, come en restaurantes de España. Duerme en hoteles de España. Visita los lugares turísticos españoles. Compra productos españoles en las tiendas españolas. Apoya a las empresas que han tenido dificultades debido a la falta de ventas. Todos podemos contribuir y revertir un poco esta situación.

¡Entre todos apoyemos y saquemos adelante la economía española!

Fuentes:

https://www.larazon.es/internacional/20200430/m3xwx4z24jelxj56ykasvivlde.html

https://www.abc.es/espana/abci-gobierno-prepara-escenario-verano-sin-turismo-exterior-202004082310_noticia.html

https://www.tourinews.es/resumen-de-prensa/notas-de-prensa-espana-turismo/espana-trabaja-escenario-verano-sin-turistas-internacionales_4459821_102.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.