Con motivo de la presentación del libro “Turismo pos-COVID-19: Reflexiones, retos y oportunidades”, el pasado 24 de marzo se celebró una mesa debate entre algunos de los autores de la obra y diversos expertos, y Futurismo tuvo el honor de estar presente. En la conferencia, patrocinada por la Asociación española de geografía y la Universidad de La Laguna, se contó con la participación directa de Moisés Simancas Cruz (profesor de la ULL), Raúl Hernández Martín (profesor de la ULL), M.ª Dolores Pitarch (profesora de la Universidad de Valencia y Josep Ivars Baidal (profesor de la Universidad de Alicante), que actuó como moderador.

La conferencia comenzó con la intervención de Moisés Simancas, recalcando una situación que no se había planteado con anterioridad en el entorno del sector del turismo. “Un cero turístico es algo que nunca se había visto y que jamás se había planteado como posible escenario”, afirma Simancas, mientras que destaca que la idea del libro surgió de la necesidad, por parte de la Cátedra de Turismo, de aportar algo a la situación que se está viviendo. No obstante, reconoce que se cometió un error de cálculo en lo que se refiere al título, ya que en el momento de su realización la concepción, respecto a la duración del Covid y sus consecuencias, no avanzaba más allá del verano.

Turismo de naturaleza

De acuerdo con los ponentes y los autores del libro, éste se encuentra dividido en tres grandes partes:

  1. Repensar el turismo en tiempos de incertidumbre: transporte, cambio climático, urbanismo, etc.
  2. Plantear qué retos y oportunidades presenta esta crisis (políticas públicas, sostenibilidad, formación, etc.), para no ver solo el lado negativo.
  3. Calcular el impacto que tendría la Covid en el turismo.

A pesar de todo, y tras pasar un año desde la finalización del libro, sus autores creen que gran parte de los argumentos presentados en él siguen teniendo vigencia en la situación actual. Asimismo, Simancas afirmaba que querían hacer partícipe a la gente que toma decisiones y, además, crear un compromiso por parte de la universidad con lo que estaba ocurriendo.

Moisés recalca la obligación de aprovechar este momento de caos, para arreglar los desajustes que arrastraba el modelo turístico. La estrategia vigente estaba en un proceso de adaptación que requiere cambios, pero no ha sido -en sí- la culpable de la crisis actual. Y destaca que “el modelo turístico debe cambiar, pero esto no se hace de la noche a la mañana, sobre todo, porque hay muchos intereses contrapuestos”.

Turismo de masas

Raúl Hernández destaca la capacidad de reflexión a largo plazo que tienen las universidades y confirma que “han actuado bien, han colaborado y se han puesto manos a la obra enseguida”. Aunque admite que van a tener que enfrentarse a grandes retos en lo que se refiere al ámbito de la investigación. Sin embargo, considera que -dadas las nuevas circunstancias de la universidad online- hay que tener especial cuidado con no caer en la irrelevancia, por lo que necesitan adaptarse bien y aprender a vivir en este nuevo entorno. Por otro lado, Hernández no tiene claro cómo va a quedar la universidad en el post-covid, es decir, si las universidades serán capaces de mantener ese compromiso con la investigación.

Al hilo de esto, María Dolores Pitarch asegura que el binomio covid y geografía está más que comprobado. Además, afirma que las ciencias sociales son las que más han aportado en cuanto a la economía y a las personas más vulnerables. Tomo la decisión de participar en la creación del libro porque le llamó la atención el tema de las reflexiones, es decir, se vio libre de poder reflexionar sobre lo que estaba pasando. Asimismo, supuso una de las pocas veces que ha escrito lo que ha querido. 

Según Pitarch, para determinar el impacto del covid sobre el territorio turístico hay tres elementos a tener en cuenta.

  1. No todos los territorios son iguales, por lo que el impacto sería diferente.
  2. El turismo nunca había sufrido una crisis pandémica como la actual ni algo tan fuerte como el ataque a la movilidad.
  3. Había que considerar todas las ideas que repiten los académicos, como la tendencia a la sostenibilidad, la calidad del entorno, tener en cuenta los valores medioambientales y los recursos territoriales turísticos, la saturación, etc.

Pitarch recalca que el libro se publicó cuando se creía que comenzaría la denominada “nueva normalidad”. Para poder calcular las alteraciones que se iban a producir, decidió analizar cómo habían reaccionado los territorios a la crisis de 2008. Finalmente. llegó a la conclusión de que “las playas y los recursos naturales seguirán siendo los grandes atractivos para los turistas. Sin embargo, como resultado a esta crisis, se unen las características del turismo post-covid: la cultura, la tranquilidad, el aprendizaje y la calidad del entorno”. 

Simancas, cuando pretende hacer balance del libro en relación al futuro de la pandemia, reconoce que serán los turistas quienes experimentarán los cambios. A lo que, Dolores añade: “Está claro que éstos irán donde estén los recursos turísticos, aunque -a consecuencia de esta crisis pandémica- se potenciarán, a su vez, los factores que sustituyeron al turismo posfordista”. La realidad marca que el turista de hoy día busca algo más que un recurso tangible, con otros elementos, como son la experiencia, la tranquilidad, la calidad, la seguridad sanitaria, etc. Por tanto, será la diversificación de la oferta la que permitirá que los destinos lleguen a superar los retos que se han encontrado.

Turismo de sostenibilidad

¿Cómo se difuminarán las fronteras entre trabajo y ocio? ¿Cuál será el impacto?

Raúl Hernández opina que desencadenará en una ampliación de las estancias medias y, además, puede generar dinámicas territoriales muy cambiantes. Asimismo, afirma que, entre los consumidores y el entorno tecnológico, se están produciendo grandes variaciones en las tendencias dentro del sector. “De esto puede salir un turista más preocupado por la sostenibilidad, cuestión que generará fuerzas subyacentes que van a generar cambios muy importantes como la residencialización de lo turístico y la turistificación de lo residencial”, asegura.

Según expresa Raúl, la recuperación tendrá forma de K, es decir, unos productos crecerán y otros perecerán. Por tanto, habrá cambios en algunos sectores  y, aquellos que se adapten, serán los que estarán en la cúspide. De igual manera, los consumidores y el entorno económico y tecnológico “ganarán en proximidad, ampliando así las posibilidades”.

Como broche final, el moderador, Josep Ivars, dio paso a los asistentes a la charla para que expresaran dudas y opiniones, lo que sirvió como reafirmación de lo dicho anteriormente. Destacó, además, el tono dinámico en la exposición de los diferentes puntos de vista con respecto a la relación entre turismo y Covid-19. Por otro lado, la presencia del equipo de Futurismo en la ponencia, sirvió para compartir con el gremio este resumen que invita a leer el libro publicado. “A pesar de las aparentes contradicciones , todos tenemos razón”. Con esta premisa finalizamos este artículo que abre paso a futuros capítulos de continuación, de cara a un tema candente como es la supervivencia del turismo.

Elaborado por: Laura Matías Martín, Natalia Helen Eastwood, Fátima Sánchez-Reolid y Eva Mª Muñoz Izquierdo

Fuente: Conferencia de presentación del libro “Turismo pos-COVID-19: Reflexiones, retos y oportunidades” del 23 de marzo de 2021