Desde propuestas para anticiparnos a las consecuencias de la crisis del SARS-CoV-2, hasta el dibujo del futuro de nuestro sector turístico, pasando por un análisis de la gestión de la pandemia, el consultor turístico independiente, Marco Arosio, desvela para Futurismo Canarias algunas de las claves para que los empresarios se adapten al turismo del mañana, donde ‘todos nuestros protocolos habrán cambiado», según apunta Marco.

Marco Arosio, consultor turístico independiente
Marco Arosio, consultor turístico

Este consultor, con más de 30 años de experiencia en el sector, ha escrito al correo de Futurismo con el deseo de dar forma a una idea que se lleva gestando en su cabeza un tiempo, y que, con el cierre de los hoteles, ha acabado de cobrar sentido. Reflexiona acerca de la escasa profesionalización que, a menudo, encontramos en los servicios turísticos de las islas y propone que ante la posibilidad de que algunos hoteles  no puedan retomar su actividad y percibir beneficios cuando acabe la tormenta, estos se reconviertan en escuelas de hostelería hiperespecializadas. Asimismo, advierte de la necesidad de que el sector público y privado colaboren en una propuesta que »puede ser  rentable», como matiza el entrevistado.

 

FC: Háblanos de ti y de tu recorrido, ¿cuál es tu vinculación con el sector turístico?

Marco: Sí, yo siempre he trabajado en turismo. Ya desde muy joven, con 15 años, empecé a trabajar en restaurantes como camarero, especialmente en hoteles, lo que me ha hecho sentir que he participado en proyectos más grandes, el trabajo en equipo con distintos departamentos que se encargan de diseñar un determinado producto me ha servido de inspiración. He trabajado en Inglaterra, Alemania e Italia. En Alemania, por ejemplo, trabajé de camarero en un restaurante en el centro, en un hotel de 5 estrellas en la ciudad de Stuttgart, donde aprendí a gestionar la organización de eventos y los banquetes.

Como te he dicho comencé desde los 15 años en el sector, pero no he parado de estudiar y de formarme hasta el momento. Además, he tenido la suerte de frecuentar una de las mejores escuelas de hostelería en el norte de Italia y posteriormente me he graduado en la ciudad de Monza.

 FC: Veo que tienes una gran experiencia, ¿Podrías contarnos como escalaste en este mundo desde tus primeros trabajos como camarero hasta ser director comercial y, finalmente, consultor turístico?

Marco: Yo creo que la formación debe ser constante. No es bueno que alguien se habitúe a estar en su zona de confort, tenemos que salir de ella y buscar nuevos retos. Sobre todo, hoy en día, cuanto más te especialices mejor. Es mejor saber hablar mucho de una cosa que saber hablar mucho de nada. En base a esto las empresas han confiado cada vez más en mí y me han ido asignando cargos de mayor responsabilidad.

 FC: Como se puede ver eres una persona que aboga por la continua profesionalización. Esto está estrechamente relacionado con la propuesta que envías a Futurismo. Cuéntanos en detalle de qué se trata Marco.

Marco: Por supuesto. Yo quiero aportar esto que a mi parecer es una propuesta más que una idea. Las ideas tienen ese componente novedoso y lo que yo he pensado no es nada nuevo. Voy al grano, En Tenerife, y Canarias, no existe una escuela de hostelería que forme verdaderos profesionales para los hoteles de las islas, que no son pocos. Y me refiero a toda la cadena: camareros, cocineros, recepcionistas, relaciones públicas, expertos en tecnologías y redes sociales, asistentes de dirección y el resto de departamentos. No me refiero únicamente a dar cursos, si no a enseñar como servir a un cliente, la psicosociología del turista, es decir, anticiparnos a lo que el turista espera y piensa para dárselo. Hay turistas a lo que les encanta que le pongan la mano en el hombro a su llegada, pero hay otros que no quieren ser tocados ni de lejos y prefieren ser tratados de usted, esto lo debe saber detectar el recepcionista. La psicosociología en el turismo es muy importante.

La escuela de hostelería que tengo en mente no se centraría en nociones teóricas, va más allá. Se trata de guiar de una forma muy práctica e intuitiva a los jóvenes e interesados en profesionalizarse en el sector para que desarrollen sus propias conclusiones sobre cómo debemos comportarnos con los turistas, para que estos consuman de manera satisfactoria este producto final que les ofrecemos y así quieran volver a toda costa en el futuro y se conviertan, una vez llegados a su país de origen, en ejes comerciales de nuestro destino.

 FC: Es evidente que debemos ser conscientes de que nuestro principal sustento es el turismo y en consecuencia deberíamos cuidarlo más. ¿Te refieres a esto verdad?

Marco: Sí, pero repito, voy más allá. Hoy en día no existe una escuela de hostelería especializada. Aunque puedas aprender en determinados cursos, esto son excesivamente teóricos. El resultado es que cuando salen al mundo laboral están poco preparados. Lo que tenemos que incluir son más prácticas desde el primer instante. Lo ideal sería que los alumnos de cada departamento se coordinen entre ellos: los cocineros preparen la comida, los camareros sirvan la comida y el profesor les indique los errores cometidos, como lo pueden hacer mejor y por qué.

 FC: Es cierto que en Tenerife tenemos el Grado en Turismo que oferta la Universidad de La Laguna. Tu visión es que la enseñanza es excesivamente teórica y no existe una escuela donde se trata de forma especializada cada departamento que ocupa al sector, ¿es así?

Marco: Por supuesto. Nosotros vivimos del turismo. Es nuestra principal industria y ahora mismo no tenemos un sitio que forme profesionales cualificados. No está equilibrado el sector. Esto no es nuevo y todo empresario advierte esta situación. El problema es que no se ha tratado este problema con seriedad, algunos empresarios por falta de tiempo, debido al ritmo frenético que marca el sector, y el sector público posiblemente no lo ha hecho porque no lo hemos reclamado con la suficiente contundencia, ¿me entiendes?

 FC: Entiendo, la raíz del problema puede ser que el auge del turismo en Canarias fue hace ya unas décadas, cuando no teníamos suficientes conocimientos. Es posible que esa carencia haya permanecido en nuestra forma de hacer turismo y que no hayamos actualizado la oferta para satisfacer las demandas de hoy.

Marco: Claro. Mi contacto hacia ustedes, ahora que nos ha tocado vivir esta crisis tan fuerte y estamos confinados en casa, se debe a que esta puede ser la tormenta perfecta justamente para tomarse el tiempo y dibujar un camino hacia la profesionalización en nuestra isla entre otras cosas por supuesto.

FC: Intentemos hoy aprovechar esta tormenta como dices y trazar este mapa hacia al futuro. Siendo un punto de inflexión en las formas en las que hacemos turismo, te quiero hacer algunas preguntas sobre la propuesta que nos traes hoy, ¿Cómo debería actuar la administración pública de cara al futuro del sector?, ¿debería inmiscuirse más?

Marco: Está claro, hoy en día debería estar al día el coworking. El sector privado y el público tienen que unirse fuertemente para poder hacer un proyecto que cree un buen producto final. La buena noticia es que no es nada difícil esto. Más allá de intereses personales o profesionales en estos momentos, donde estamos todos parados, debemos arrimar el hombro todos unidos y compartir el cómo poder salir de esta sin hacernos demasiado daño. De esta forma el destino ganará y ganaremos todos.

FC: Estoy de acuerdo. Este es un buen momento para colaborar y marcar estrategias, como con tu iniciativa. Desde Futurismo instamos a compartir propuestas para no cometer los errores del pasado. Ahora nos encontramos en una crisis que ha afectado a todos los campos y sectores más allá del turismo, aunque se puede presumir que el impacto en este será mayor, tú nos apuntas una idea muy interesante. Algunos complejos turísticos se verán más afectados llegando incluso a estar en situaciones de quiebra. En tu propuesta nos hablas de una forma de darle la vuelta a esto y buscar soluciones al problema desde una visión optimista.

Marco: Estaríamos equivocados al pensar que cuando acabe el estado de alarma todos los hoteles van a poder abrir sin problemas y la situación va a normalizarse. Todos sabemos que no será así. Muchos complejos no podrán volver a abrir durante bastante tiempo. Puede darse el caso de que un empresario quiera convertir su complejo en otra cosa, buscar una salida a su negocio

FC: La infraestructura y la inversión estará ahí y se deberá buscar una alternativa al anterior negocio en el caso de no conseguir prosperar.

Marco: Sí. A lo mejor una escuela de hostelería, ¿por qué no? Donde el sector público pone su parte y el privado la suya y créeme que esto puede ser muy rentable para el que decida hacerlo. Yo no soy economista sino analista, el propietario deberá considerar esta posibilidad con su asesor financiero.

FC: Una curiosa iniciativa sin duda, me parece muy poético reconvertir los hoteles que no hayan superado la crisis en escuelas para profesionalizar el sector y volvernos más eficientes en otras posibles crisis futuras. Creo que al menos tu propuesta debería ser escuchada y estudiada por el sector público. También los empresarios que nos leen deberían pensar en la viabilidad del plan.

Marco: Ojalá sea así. Por supuesto que yo me ofrezco a debatir y a poner sobre la mesa cualquier posible escenario. Estoy dispuesto a compartir todo mi conocimiento para favorecer nuestro destino turístico.

FC: Tienes razón, vienen meses en los que debemos reflexionar y sentarnos, hacer un parón en nuestras rutinas y agobios y replantear cómo lo vamos a hacer a partir de ahora. Tenemos este tiempo para analizar lo sucedido. Precisamente los profesionales del turismo, como tú, y los encargados de los medios y la comunicación debemos abrir el debate y hacer un gran foro sobre qué medidas y estrategias podemos tomar.

Me gustaría hablar ahora del presente de esta crisis. Nos puedes dar tu perspectiva sobre cómo se está gestionando a nivel individual, empresarial y estatal.

Marco: En efecto está siendo un golpe muy fuerte para todos. Nunca habíamos vivido algo así. Desde que vivimos la primera cuarentena en Adeje hasta ahora.

FC: Esta fue la primera noticia que tuvimos aquí en la isla. Trabajando de manera interna en este mundo, ¿cómo viviste esto a nivel personal?

Marco: Hombre, un hotel tan grande de repente cerrado por estas motivaciones, todo el mundo en cuarentena, los periodistas y las ambulancias por fuera del hotel…: fue impactante. Lo cierto es que se venía venir. Recuerdo perfectamente como le comentaba a un amigo profesional del turismo, viendo lo que estaba ocurriendo en Italia, cómo podía ser que en los aeropuertos no hubiera controles de temperatura y alguien que informara a los turistas entrantes. Esto no habría sido alarmante, al contrario, hubiera dado tranquilidad y sensación de seguridad y control, dado que en la televisión no se veía otra cosa.

 FC: Es lo que apuntabas antes de que al ser una situación sin precedentes no teníamos los mecanismos de prevención para poder contener el virus. No supimos controlar el inicio, cuando se dieron los primeros contagios, hasta el punto de que en algunos lugares nos hemos visto desbordados por el número de casos.

Marco: Es correcto. Y la verdad es que en nuestras islas no va tan mal con respecto a lo que está ocurriendo alrededor.

FC: Es cierto. Cada país ha aplicado sus protocolos y es indudable que estamos aprendiendo mucho en materia de prevención. Por ejemplo, sobre lo beneficioso de que el ministerio de Sanidad sea efectivo aplicando medidas reales.

Marco: Sí, desde luego a partir de ahora se le dará mucha más importancia a esto

FC: Se ha dicho que en el hotel H10 Costa Adeje Palace se ha gestionado muy bien lo sucedido, así como por parte de la sanidad canaria. Me gustaría saber tu opinión sobre ello, ¿habrías hecho algo diferente?

Marco: Yo personalmente y por lo que he visto considero que el hotel lo ha gestionado con una gran profesionalidad y tacto. Conozco al director, Jesús Oramas, un gran profesional y no me esperaba menos de él. Por lo que se refiere a la sanidad canaria entiendo que también. Hemos demostrado al mundo que nos hemos puesto las pilas y hemos activado todos los protocolos necesarios. Para algunos las medidas parecían exageradas al principio, pero se ha visto que al final era lo más acertado. Aplaudo su actuación.

FC: Comparto este aplaudo, se ha hecho eco de que los clientes se han sentido muy acogidos por el servicio. Está saliendo a la luz lo importante que es la empatía en estos momentos de crisis.

Marco: Por supuesto, de hecho, antes he dicho que los directivos lo han hecho de forma profesional, pero debo matizar, rodeado de un equipo que ha demostrado un gran tacto. Un aplauso para ellos desde el corazón.

FC: Merecen el aplauso. Me gustaría saber si a raíz de lo ocurrido en el hotel y de la crisis en sí, tu trabajo se vio afectado directamente, que obviamente sí, pero antes del estado de alarma, ¿cambiaste tus métodos?, ¿tomaste alguna medida preventiva?

Marco: Yo al trabajar como consultor turístico externo no he tenido que cambiar mucho mi forma de trabajar. En casa, con mi familia, ha sido un momento en el que hemos empezado a ver el mundo con otros ojos. El fin de semana anterior al estado de alarma, había un día de playa, pero mi mujer y yo decidimos empezar a confinarnos voluntariamente y no salimos de casa. Posiblemente tomé consciencia de forma rápida porque hablaba a diario con mi familia en Italia, que vive en el epicentro de lo que está pasando, y ya ellos estaban confinados y me decían que hiciera lo mismo porque llegaría aquí también.

 FC: ¿De esta forma pudiste preverlo?

Marco: Sí, aunque aquí la sensación era de normalidad. Los niños iban al cole, no pasaba nada más allá de algún infectado. Ellos me insistían en que me quedara en casa porque iba a llegar ya que había ocurrido exactamente lo mismo en Italia. La verdad es que España ha ido un poco por delante de esto en general.

FC: Digamos que decidiste ser responsable y procuraste ser eficiente.

Marco: Bastante precavido sí, pero insisto que fue debido a que tuve información diaria. Todos vemos lo que está ocurriendo en Italia, todos los contagios son debidos a que no se tomaron las medidas de prevención necesarias en su momento.

 FC: Hemos visto como ha surgido una vorágine de información. El exceso de noticias ha traído consigo cierta desinformación, que es otro tema que debe ser analizado. Como alguien con mucha experiencia en el sector, ¿Podrías alumbrarnos sobre qué actitud deberían tener las empresas ante una situación como esta?

Marco: Debo decir humildemente que hay mucha gente que como yo sabe perfectamente cual es la actitud que se ha de tener ahora. En mi opinión la actitud ha de ser siempre positiva. Ya el momento del miedo ha pasado. Tener miedo no es una opción porque esto no conduce a nada. Dicho esto, además de positiva la actitud debe ser creativa y tranquila. Debemos compartir todo el conocimiento que tengamos para hacer nuestro destino mejor que antes. Es sabido que de una crisis o sales muerto o sales reforzado, y aquí te hago yo una pregunta, ¿tú que eliges?

 FC: Tu respuesta me reconduce a la idea de que la humanidad siempre ha tomado los momentos de crisis, esos periodos convulsos de la Historia, como oportunidades de crecimiento. Es triste, pero parece que necesitamos ese estímulo para darnos cuenta de las realidades.

Marco: Sí, a veces sí.

FC: Además de la actitud optimista que debemos tener, y la creatividad, ¿qué medidas estratégicas deberían tomar las empresas durante el estado de alarma?, ¿deberían parar de generar publicidad?, ¿tendría que replantearse la propia estructura de la empresa?, ¿qué debería hacer?

Marco: En este aspecto está claro que hay que poner los remos de vuelta en el barco. Hemos de parar un momento y tomarnos tiempo para pensar por supuesto, aclarar las ideas y proyectar el futuro con calma. Es imprescindible hacerlo. Pero claro, no podemos quedarnos quietos esperando a que esto pase. Hay que seguir formándose e informándose. Gracias a la tecnología hoy en día podemos. Yo por ejemplo estoy haciendo un curso online. Aunque esto pueda sonar trabajoso, debemos replantearnos absolutamente todo ahora que podemos tomarnos la tranquilidad para hacerlo, analizando cualquier escenario. Esto puede ser una gran oportunidad.

FC: Correcto, vemos como todas las empresas están ahora en esta etapa de reestructuración. Al fin y al cabo, esta reflexión de la que hablas aportará ideas nuevas. La crisis abre la puerta a repensar muchas estrategias para retomar la actividad desde una base más sólida.

Marco: Por supuesto. La percepción de nuestro turista, el que adquiere nuestro producto va a cambiar por completo.

FC: Ahora me gustaría entrar en el terreno de la teorización y la divagación porque vamos a hablar del futuro. En Futurismo Canarias nos gusta mirar al mañana para saber cómo se creará el mapa por el que nos moveremos en el sector turístico que está en constante cambio. En primer lugar, ¿te atreverías a vaticinar alguna fecha en la que retomaremos la normalidad en términos de volver a recibir turistas y reanudar los servicios?

Marco: Está claro que cuando hablamos del futuro hemos de especificar que la bola de cristal no la tiene nadie. Las variables son tantas que no es fácil vaticinar una fecha de vuelta a la normalidad. Tú especificas normalidad como la vuelta a dar servicios. Mi opinión, hablando claro, es que mayo y junio están más que perdidos y casi también julio y agosto. Me atrevo a decir que incluso septiembre. Piensa que China después de dos meses de confinamiento ha vuelto a dejar salir a la gente de casa, pero obligándoles a mantener la mascarilla, respetar la distancia con los demás, mantener un protocolo higiénico, pero aún no se ha abierto al turismo ni al ocio. De momento quien entra en China debe confinarse y permanecer en cuarentena, ¿cómo lo haremos nosotros?, ¿Cuándo termine el confinamiento dejaremos entrar a los turistas sin más? Debemos pensar en esto desde un punto de vista de la sanidad. Va a ser muy duro y va a ser mucha más difícil y doloroso. Espero estar equivocándome, pero aquí además tenemos la variante de los vuelos. Desde luego tendremos que estar muy atentos y espero que el sector no vaya a tirar los precios sin más, sino, ya que tienen que aprender a aguantar obligatoriamente, que aguante un poco más si hace falta y que no se prescindan los servicios. Igual que lo hace un hotel de temporada en la reapertura, no podremos estar al 100% desde el comienzo. Todo esto hay que hacerlo con mucho tacto y organización. Está más que claro que no todos van a poder abrir al mismo tiempo. Habrá que ver.

FC: ¿Según tu pronóstico la temporada de verano se verá afectada por la crisis?

Marco: El verano yo lo doy por perdido. Si lo piensas bien, esto nos ha pasado en el mejor momento dentro de lo que cabe porque si esto hubiera pasado en el mes de octubre y perdemos la temporada de invierno, ¡agárrate!, como se suele decir aquí. Si perdemos el verano no estamos perdiendo la temporada alta. Confió en que nos podamos ver recuperados, si lo ministerios de los países y de Europa lo hacen bien defendiendo el trabajo, las empresas y los autónomos, en invierno, tendremos una temporada normal, con cambios seguramente, pero bastante normal.

FC: Me gustaría que habláramos de esos cambios. Una vez se reactive la economía y volvamos a la normalidad, ¿qué crees que deben hacer las empresas para volver a tranquilizar al cliente, para que recupere esa confianza que puede haber perdido?, ¿habrá algún tipo de incentivo o estrategia a seguir?

Marco: Personalmente pienso que la gente justamente al estar confinada está deseando volver a salir de viaje, y esta consumiendo mucho contenido online para ya preparar sus siguientes vacaciones. Aun así, el miedo lamentablemente se hace con todo y todos. Al principio habrá bastante miedo porque una cosa es salir de casa y otra es que te vuelvas a subir a un avión bastante cerca de un pasajero que no conoces. Hemos salido de crisis provocadas por ataques terroristas que también han cambiado la forma de hacer turismo, pero no tanto como creíamos. En este sentido creo que deberíamos añadir el factor del tiempo. Hago un llamamiento a las instituciones y a los varios concejales y consejeros de turismo para que trabajen desde ya en una línea de como atraer al turista comunicando y demostrando que aquí se van a sentir seguros, mostrando que la higiene es algo que cuidamos mucho. De nada va a servir tirar el precio, es mejor invertir. Si no hay demanda puedes regalar las camas que no las querrán igual. Con el tiempo la gente se irá acostumbrando a este nuevo ecosistema y lo ira asumiendo, como ha pasado con los ataques terroristas

FC: Podemos prever un aumento de los protocolos de prevención para hacer sentir al turista más seguro.

Marco: Sí, yo creo que tenemos claro que todos nuestros protocolos habrán cambiado para entonces, así como los hoteles. Guantes y mascarillas estarán a la orden del día, si ya ahora algunos camareros en los restaurantes usaban guantes, ahora los llevará hasta el pizzero. Probablemente la sanidad obligará a hacerlo. Los hoteles, cuando haya disponibilidad suficiente de mercancía, deberían tener una gran cantidad de mascarillas y guantes por si acaso. Más que esto no sabría decirte, pero ya será lo que Sanidad mande.

FC: De alguna forma va a cambiar el mundo del turismo y los patrones que sigue el sector. Veremos ese cambio y no retornaremos a las formas que teníamos previamente.

Marco: No, me temo que no. Además, deberíamos replantearnos la masificación. Cuidado, yo no estoy en contra porque, por ejemplo, cuando trabajé en Mallorca, donde se cometió el error, a nivel político incluso, de discriminar al turista, incluso en alemán la llegaron a llamar ‘’La Isla de las chicas de la limpieza’’ apelando a que cualquiera podía permitirse ir a la isla de Mallorca. Sólo querían turismo de calidad, pero claro, ¿qué es el turismo de calidad? La calidad no la encuentras sólo en un 5 estrellas, la calidad la encuentras también en un hostal, un nombre tiene que concordar con lo que tú ofreces, pero la calidad la puedes encontrar hasta en una librería. En su momento espantaron al turismo y hubo un par de temporadas duras porque no había gente. Habían subido mucho los precios, habían puesto todo con mucha calidad y no hubo cliente. Aprendamos de esto, no pensemos que por tener menos clientes serán mejores, no olvidemos que, como tú y yo, que llegamos a fin de mes, también en Europa el cliente es así. Tienes que poder ofrecerle un producto acorde a su economía, lo que no significa que deba perder la calidad.

FC: Voy a mantener la línea que abriste antes acerca de la masificación. Teniendo en cuenta que Canarias es una región ultraperiférica, la escasez de ciertos recursos, como el agua, y los posibles problemas de masificación turística ¿Crees que este parón debería servirnos para replantearnos la sostenibilidad del turismo en Canarias?

Marco: Sí, yo creo que ya íbamos bien encaminados en este sentido. Pienso que el ejemplo de la isla del Hierro debería magnificarse en mi opinión. Entiendo que en Tenerife hay muchos más usuarios, pero no veo por qué no funcionamos ya hace tiempo como en el Hierro. Al fin y al cabo, Tenerife tampoco es tan grande, sigue siendo una isla y el territorio tampoco es tan vasto. Es cierto que los últimos hoteles que se han construido han tenido muy en cuenta la sostenibilidad y esto es buena noticia. Los empresarios están viendo y entendiendo que la sostenibilidad es rentable, además lo es directa e indirectamente. Cuando un hotel hace una obra, tan sólo con replantear el flujo de aire en las inmensas entradas de las recepciones de los hoteles, pueden evitar tener que usar el aire acondicionado en verano, con un importantísimo ahorro en dinero y en CO2. Claro que lo de los vasos reutilizables y la eliminación de los plásticos está muy bien, pero lo importante es la concienciación sobre el tema. En una buena escuela de hostelería esto debería ser una asignatura. Teniendo en cuenta que el turista cada vez más demanda sostenibilidad, debemos de tomarla como herramienta de marketing como muchos, de hecho, ya están haciendo y convertirnos en vanguardistas en este aspecto. Fomentar más la economía circular por otro lado. Aquí debo volver a repetir, se deben mojar las instituciones públicas porque si no dan las ayudas necesarias y a un hotel no le conviene cambiar para ser sostenible, no vamos a ningún sitio. Es un perro que se muerde la cola.

FC: Al final la iniciativa debe ser conjunta. El sector privado y público deben trabajar en ello. Como dices, hoy en día se demanda la sostenibilidad por parte del cliente, el ecoturismo está a la orden del día y lo que se plantea es buscar la rentabilidad en este cambio.

Marco:

FC: Es interesante que en las demandas de profesionalización del sector esté implícito, como dices, el implementar medidas de sostenibilidad en el turismo, podríamos decir que va de la mano.

Marco: Por supuesto. Absolutamente.

FC: Vemos como surgen estas propuestas en la crisis que estamos viviendo. Podemos afirmar que, pese a todo, la situación que vivimos tiene muchos aspectos positivos.

Marco: Sí, desde luego las crisis traen consigo esto. El confinamiento de entrada hace que veamos la vida de forma diferente. Nuestras prioridades cambian y ojalá esto nos haga reflexionar mucho y a todos. La familia, tus hijos, sinceramente, yo lloro por dentro cuando pienso que mis hijos tienen que vivir esto. No se trata de que no puedan salir de casa un tiempo, aunque evidentemente estén inquietos por ello, siento que como sociedad les hemos fallado, ellos no se merecen ese castigo. Desde luego son los que menos culpa tienen de todos esto y posiblemente los que más consecuencias psicológicas van a tener.

 FC: Lo que nos queda es aprender de los errores para que no se vuelvan a cometer

Marco: Claro. Otra cosa positiva, no he escuchado a nadie hablar sobre Greta Thunberg acerca de este tema, no digo que deba estar contenta con lo que pasa, pero seguramente aplaudirá el parón mundial. Quizás en este sentido, el planeta Tierra lo está agradeciendo. El otro día escuchaba en el telediario que los pescadores no pueden salir a pescar, por no poder garantizar el cumplimiento de protocolo de seguridad sanitaria y, además, con los restaurantes y hoteles cerrados nadie les compra el pescado. En consecuencia, el precio ha bajado una barbaridad, demanda y oferta como siempre. Este precio no cubre ni los costes de los barcos que faenan, y por ello piden poder dejar el barco en el puerto. Lo positivo es que los océanos finalmente están respirando. Algunas especies en peligro de extinción ya no estarán tanto en ese peligro, recuperándose la muestra. Ayer en el Canal 24h, contaban como en la ciudad de México, una de las más contaminadas en todo el mundo, finalmente pueden ver las montañas que hay en el horizonte, el cielo está más limpio. Hemos visto animales cruzando las autopistas. La naturaleza es muy sabia. En definitiva, lo positivo es que le estamos dando un respiro al planeta, aunque sea de forma forzada, ya que lo hemos venido machacando bastante.

FC: Aunque parezca paradójico la situación está ayudando a plantearnos como nuestra actividad afecta al planeta. Puede ser el precedente de una serie de nuevos retos que surjan a raíz de las observaciones físicas que estamos teniendo de este parón global.

Marco: Por supuesto, con respecto a esto, algunos dicen que la naturaleza nos está castigando. Otros dicen que alguien ha creado este virus. El tema para mí no es quien tiene razón sino la reflexión es que en ambos casos algo hemos hecho mal. Deberíamos finalmente confinar a los políticos que solo piensan en sus estrategias personales y dejar que la gente gestione más, de hecho, perdona que lo mencione, pero es algo que considero positivo: la política tiene que cambiar y mucho, lo van a tener muy crudo en los próximos años, cada vez más pierden credibilidad y no me sorprendería que cuando esto acabe la gente salga a la calle a reclamar que se vayan a casa. Los ciudadanos de pie, trabajadores, como tú y yo, los autónomos, los empresarios, pensionistas, están hartos de los caprichos del Trump de turno y de Boris Johnson.

 FC: Según veo tienes una visión muy particular de las cosas que deberían cambiar tras la crisis. Marco, me gustaría que nos dijeras el escenario, el mundo que te gustaría encontrar una vez se restaure la normalidad.

Marco: De entrada, lo que estaba mencionando, la política. Me gustaría verla cambiada por completo. Yo creo que la política está muerta. Los ciudadanos se ven obligados a mantenerla, pero si por nosotros fuera, y creo poder hablar en nombre de todos, no existiría. Debo matizar que no estoy hablando mal de los políticos sino de la política. Hay políticos que se merecen ser apoyados, pero lamentablemente muchos no, y estos se están arruinando. Muchos de ellos son incompetentes porque piensan más en su rédito político que en la ciudadanía.

FC: Al final los cambios que necesitamos para salir airosos de la crisis deben nacer de la iniciativa política. Si la política es ineficiente, la puesta en marcha de esos cambios, también.

Marco: Sí, es el sistema político el que escribe las reglas del juego que tú, yo y cualquier empresario debe respetar, ¿no deberían ser los empresarios mismos los que escriban las reglas del juego? Te voy a contar una experiencia: en un hotel hubo un encuentro, al que asistí, donde se expresaba que la formación debe llegar a todos los niveles, desde el que lava los platos hasta el director. Allí había unos políticos presentes para inaugurar el acto. Recuerdo que levanté la mano y pregunté: los políticos son quienes escriben las reglas del juego y los empresarios debemos seguirlas, yo les pregunto, ¿quién forma a los políticos? Ahí la sala rompió en un aplauso. Ahí te lo dejo, no te digo más.

FC: Marco, espero que tu demanda de profesionalización tanto del sistema político como del sector turístico en las islas sea escuchada. No hay duda de que esta cuestión debería ocuparnos estos días y te agradezco muchísimo todas las ideas que has compartido y tu visión sobre los cambios que debería haber a partir de esta crisis

Marco: Yo también lo espero. Yo agradezco vuestro tiempo y la posibilidad de que me permitan transmitir esta propuesta. Repito que estoy a disposición de cualquier que vea que puedo aportar en el algo. Finalmente espero que esto no se quede en nada y pueda seguir tomando forma.

FC: Insto a los que nos están leyendo a aportar ideas y mostrar diferentes iniciativas, como ha hecho Marco a través de Futurismo, para que así, entre todos, esbocemos un mapa para que el futuro del turismo cambie y mejore.

Escucha la entrevista completa en el siguiente enlace. Recomendamos el uso de auriculares para mejorar la experiencia:

Entrevista completa

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.