Rafael de Jorge también es conferenciante en eventos nacionales e internacionales

Rafael de Jorge es director, coordinador y profesor de diversos programas formativos en varias universidades del país como la Universitat de Barcelona, la Escuela de Organización Industrial, Eshob y Euroaula. Su dilatada experiencia, con más de 16 años dedicados a impartir másters de marketing e innovación turística, le llevan a tener una visión particular  de lo que debería ser el futuro del sector. Entre sus deseos tras la crisis está que »todas las empresas que están trabajando desde la ética salgan victoriosas y asuman los roles del nuevo turismo».

El Fundador de GrowTur, la primera empresa de Growth Marketing del sector turístico en España, responde así a Futurismo Canarias.

FC: ¿Qué consejos puedes dar a la gente joven que ahora se está preparando para ser futuros profesionales?

RJ: Me gusta mucho esta pregunta porque yo trabajo con mucha gente joven a nivel formativo y siempre les digo lo mismo, primero es ponernos las pilas y buscar las soluciones,  que la vida es muy fácil, es decir, algo que siempre digo al alumnado, los profesores nunca tenemos la respuesta, cuando nos preguntan sobre algo es muy difícil que un profesor o cualquier persona te diga blanco o negro, siempre hay una escala de grises, lo principal es enseñar la forma de cómo encontrar la solución y el recorrido es todo lo que ejercita a cada uno, cada uno tiene que estrujar la cabeza con sus propias teorías, y con su propio recorrido, bagaje y experiencia. A la gente joven le diría que hay tanto por delante y tantas cosas que podemos cambiar, y que el mundo, nuestro sector, necesita a gente preparada, y que gente como yo y otros profesores estamos allí preparados para ayudarles a avanzar y que cambien todo esto y hagan de este sector un sector mucho más potente y lo conviertan en lo que siempre ha sido y lo que deberá ser ,que es la primera potencia mundial.

Para 2020 tengo unos planes muy interesantes a nivel de proyectos, estoy preparando un proyecto formativo mundial, basado en la tecnología y en la ética en el sector turístico, con colaboraciones entre varios países, luego estoy empezando a preparar también una escuela de ética y tecnología de la que no puedo dar muchos detalles pero que seguramente espero que vean a nivel mundial.

FC: ¿Cuáles son tus proyectos de futuro?

RJ: Para mí, los proyectos de futuro se basan en la ética, como te comentaba antes, ahora nos ha pasado algo que yo ya preví hace tiempo. Yo hace poco escribí un artículo para Hosteltur que hablaba precisamente de la desinformación, las fake news, tenemos herramientas tan potentes comunicativas digitales, que pueden generar algo que no es positivo para el ser humano, como hacer que la gente se asuste por una enfermedad o virus que no es tan letal como parece, pero la gente se asusta,  o que la gente sea capaz de tener un arma en el bolsillo como es un teléfono móvil y contar una  mentira al mundo y esto sea escuchada por todo el mundo.

Es investigador y articulista en los principales medios del sector

Mi causa principal ahora mismo es la ética basada en la tecnología, es enseñar a utilizar Big Data, enseñar a poder mandar un mensaje al mundo y se escuche con growth hacking, pero que sea con un buen fondo, con ética, este es mi nuevo proyecto y mi causa principal, implantar la última tecnología y enseñar y educar una parte ética que no estamos poniendo en práctica en ninguna universidad de nuestro país. Por desgracia, al final nos dedicamos simplemente a formar y nos olvidamos de enseñar a la gente como debe aplicar estas tecnologías que tan potente son y que tanto daño pueden hacer, o tanto beneficio. Mi principal causa es la ética en la tecnología.

FC: ¿Destacarías algún valor, en particular del trabajo en equipo, que se ha desarrollado durante estos días de crisis?

RJ: Muchísimos. Lo que ha sucedido en un hecho histórico que ha conseguido que las personas saquen su mejor y su peor lado. Yo creo que ha polarizado en todos los aspectos a nuestra sociedad. En general yo he visto que la mayoría de las personas han sacado cosas buenas, nosotros ,por ejemplo, hemos hecho una campaña de formación totalmente gratuita que fue todo un éxito, fuimos de los primero que sacamos algo así, se llamó ‘’Plan de choque’’ y tuvimos miles de inscritos de todo el mundo de habla hispana. Ahí te das cuenta que la gente te agradece el esfuerzo que haces y observas como la gente se suma al apoyo de generar esa formación gratuita y otras acciones que aportan al sector ayuda desinteresada. De alguna forma ves las cosas bonitas de la vida y no todo se centra en esto malo que nos está pasando. Cuando ocurre algo que realmente nos hace sufrir nos unimos para salir adelante. Más allá del sector, todo esto se verá reflejado en nuestra vida cotidiana, de hecho, solo hay que ver las noticias para ver como están los dos lados: las personas que crean las asociaciones para fabricar y repartir mascarillas de forma gratuita, y luego las farmacéuticas, que suben los precios para intentar hacer negocio.

Por lo que a mi respecta, a mi alrededor he visto acciones positivas. Al final esto es una lección de esas que se quedan grabadas, y dentro de lo malo conlleva un gran aprendizaje.

FC: ¿Qué aspectos positivos sacas de todo este caos?

RJ: El primero es el aspecto de la unión, esta ayuda de la que te he hablado. Como hemos sido capaces de unirnos para ayudar al sector. Me han llamado de distintos organismos para que ofrezca formación como el Instituto Tecnológico Hotelero o Turismo de la Comunidad de Valencia. Estos contactos me han pedido si podía generar esta formación para sus asociados y clientes.

Creo que sacamos muchas cosas positivas de todo esto. Sacamos un poco de limpieza, que también es necesario, entiéndase por esto todas esas empresas del ámbito turístico que estaban haciendo las cosa muy mal y llevaban tiempo sin reformular sus negocios, sin cuidar sus hoteles… Estas son las que peor lo van a pasar, mientras que aquellas que han luchado por mejorar sus productos y cuidar a su gente sobrevivirán. En resumen, por un lado, un aspecto positivo me parece la bondad de la gente, ese nexo, y por otro la limpieza sana de las malas praxis. Para mí esto es una situación diferente pero no es ningún trauma.

FC: ¿Crees que todo volverá a la normalidad y podremos volver a recibir a turistas en breve espacio de tiempo?,  ¿Te atreverías a vaticinar alguna fecha de vuelta? ¿Cómo crees que reaccionarán los distintos mercados de turistas ante el nuevo escenario?

RJ: Pues claro que no va a volver a la normalidad, esto es un antes y un después, vamos a tener que reinventarnos. Este año mi previsión es que el turismo será muy geolocalizado en el entorno local, cada uno tendrá que trabajar sus destinos, de hecho, podría ser el momento en que destinos cercanos unos de otros se den a conocer, por ejemplo, en Barcelona, la parte de Girona en la costa Brava, siempre se han visto muchos extranjeros, poca gente de Barcelona y de capitales cercanas se acercaba. Yo creo que es el momento de volver a promocionar nuestros destinos de forma interna, que son maravillosos, no olvidemos que tenemos uno de los mejores países del mundo, con los mejores climas y playas. Es el momento para aprovechar esta situación y revivir nuestros destinos a nivel nacional y de forma interna, para nosotros mismos.

Rafael de Jorge en Hospitality Innovation Planet 2019

Para mí este año ya está más que perdido para extranjeros. Espero que, a mitad de temporada de verano, a finales de julio principios de agosto abramos el turismo nacional, pero con un condicionante, lo primero que se llenarán serán los apartamentos turísticos, no va a ser tan fácil para lo hoteles ni apartoteles que tienen servicios para mucha gente. Seguramente saquen leyes, de hecho, ya se oyen rumores, de que no se permitirá que los hoteles tengan más de un 30% de su ocupamiento, estos no abrirán ya que no es rentable. Los primeros beneficiados serán los alquileres rurales, por un lado, pero sobre todo los apartamentos turísticos unifamiliares que no tengan servicios comunes.

Reaccionarán dependiendo del proceso de apertura de fronteras. Este año se van a quedar totalmente paralizados. Los movimientos internacionales van a quedarse totalmente pausados. Ya el año que viene comenzaremos a ver movimientos internacionales e intentaremos poco a poco recuperarnos. Sin duda alguna los destinos más internacionales van a tener que hacer un cambio radical de su estrategia. Destinos como Mallorca y las demás islas tendrán un problema añadido, el del tráfico aéreo, en este sentido se deberá luchar más por un movimiento nacional. El nuevo escenario será muy diferente, dependemos de la evolución del propio virus y de las vacunas, si no surgen mutaciones en el virus quizás podamos recuperar el año que viene ,en un escenario optimista, el 70% el turismo internacional.

Lo que está claro es que debemos reformular nuestro destino y nuestros productos en base a lo que sucede a diario, pero salvar se puedo salvar. Yo soy de los que piensa que en estos tiempos surgen nuevas oportunidades y las empresas que logren adaptarse a esta situación tendrán la oportunidad de crecer exponencialmente, es decir, las que hayan generado una economía de guerra y hayan resistido con campañas de venta local, al final saldrán victoriosas y podrán crecer fácilmente.

FC: ¿Crees que esto lo va a cambiar todo en el turismo o a largo plazo nos olvidaremos de esta pesadilla?

RJ: Sinceramente creo que esto lo va a cambiar todo. Aunque con el tiempo todo vaya a volver a su curso, lo sucedido estará presente como mínimo durante 10 años y significará un antes y un después. Esto será el nacimiento de la reformulación de los destinos y del turismo. Será un momento para apostar por un destino de salud, hacer ver al resto del mundo que las actuaciones de los destinos han sido buenas. Pese a que se han cometido errores a nivel político en la gestión de la crisis, ahora llevamos unas dos semanas que se están logrando resultados y se nos está mirando de otra manera. Al final esto no es más que una campaña de marketing, si conseguimos erradicar el virus pronto ganaremos la imagen de saber actuar frente a situaciones de crisis. Esto no está en las manos del gobierno, ellos dictan algunas normas, pero esto está en nuestras manos y nosotros decidimos si nos exponemos al contagio o si nos portamos bien y asumimos la situación adoptando pequeños cambios de hábitos, como evitar las aglomeraciones de gente. Si somos inteligentes podemos darle un giro de 360º y demostrarle al mundo que España es un país muy bueno en términos de salud y que su gente sabe reaccionar. Es una gran oportunidad para mostrar una imagen de destino de confianza. Es de esperar que a partir de aquí se den exigencias en el tema de la salud de los destinos y tenemos que estar preparados.

FC: ¿Cuál es tu mayor deseo cuando termine todo esto a nivel personal y a nivel profesional?

RJ: Mi mayor deseo es que este virus afecte a la menos gente posible. También que las empresas sepan moverse por estas olas, sepan surcarlas, y aprovechar las oportunidades que da. Yo llevo tres semanas trabajando más que nunca y el primer día sinceramente me asusté porque mis principales clientes pertenecen al sector turístico y todo se me paralizó. No obstante, comencé a leer sobre como darle un giro al asunto y me di cuenta que es el mejor momento para aprovechar nuevas oportunidades. Yo no he parado de hacer presupuestos, consultorías y demás… Mi mayor deseo es que la gente sepa leer esta situación, tanto la sociedad como las empresas sepan actuar bien para generar una buena campaña de marketing hacia el resto del mundo.

Otro deseo muy claro que tengo es que las empresas que han hecho las cosas mal acaben de caer. Esta limpieza, que puede parecer negativa, tiene un objetivo positivo: todas las empresas que están trabajando desde la ética salgan victoriosas y asuman los roles del nuevo turismo. Demos paso a esta nueva generación de empresas con objetivos no tan económicos sino con metas más globales, tenemos que pensar en el destino y no en la competencia del otro hotel, tú debes luchar junto a ese hotel para potenciar el destino. Mi idea es que estas empresas que saben colaborar y pensar en la ética sean las que se queden con todo el pastel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.