Category G. Magdaleno

«En mis 50 años de profesión como gobernanta nunca viví algo parecido»

Podríamos asegurar que Saro Hernández es gobernanta de nacimiento y raza, lleva la profesión en el alma y en sus entrañas. No es una exageración decir que pone todo su corazón y vocación de servicio en el sector turístico desde hace más de 50 años. Sigue con la misma ilusión que el primer día y para ella no existe mayor satisfacción que sentir que los clientes de su hotel disfrutan de sus vacaciones cómoda y plácidamente gracias al trabajo de limpieza, cariño y detalle que ofrece todo el equipo humano de su departamento de pisos.

Esta tinerfeña todoterreno nacida en La Perdoma (La Orotava) zarpó lejos siendo aún muy jovencita. Tras su paso por el emblemático Hotel Semiramis a finales de los 60, fue elegida y reclutada por su director en aquella época y partieron allende los mares a trabajar con la élite del turismo andaluz. Fueron décadas de un turismo lujoso, exquisito y glamuroso, agasajando y cuidando a la florinata del turismo español e internacional.

Toda su experiencia y recorrido en el mundo de los hoteles lo ha ejercido con clientes y compañías tremendamente exigentes; y a la vez, sumamente agradecidos con su trabajo, pasión y entrega fuera de lo común. Tras un largo periplo en Andalucía y Fuerteventura, recaló en su tenerife natal, concretamente en el Hotel Iberostar Anthelia, hace ya 20 años, y aún sigue levantándose a las 4 de la mañana para preparar los controles y la asignación de trabajo de sus compañeras siempre con una sonrisa y gran determinación.

FC: ¿Cómo podrías explicarnos brevemente tu desarrollo o vinculación con el sector turístico?

Saro: He trabajado durante 50 años de Gobernanta. Actualmente sigo activa y enamorada de mi profesión.

FC: ¿Cómo vivías tu profesión en el día a día ante de la crisis del Coronavirus?

Saro: Mi profesión la vivía sobre todo con mucha ilusión. También he disfrutado siempre viendo cómo el turismo disfruta de nuestro clima, nuestra calidad en el servicio y la calidad humana de nuestra tierra.

FC: ¿Cómo te afectó/impactó la noticia de la cuarentena del Hotel H10 Costa Adeje Palace tan bien gestionada por parte de los trabajadores del hotel y la Sanidad Canaria?

Saro: Efectivamente pienso que estuvo muy bien gestionado en cuanto a las medidas tomadas y los tiempos de actuación.

La noticia en sí me impactó bastante porque pasó de ser algo grave pero lejano que veíamos en las noticias, a tenerlo en el hotel de al lado prácticamente. En realidad, nunca pensé que el problema llegase a tomar la magnitud que está teniendo actualmente.

FC: ¿Pensaste en aquel momento (que ahora parece un siglo-y fue hace sólo 1 mes) que una situación así podría ocurrirte directamente en tu puesto de trabajo y como lo hubieses gestionado?

Saro: En aquel momento no pensé que lo fuéramos a vivir en nuestro puesto de trabajo, lo que pensé es que todo se iba a quedar en ese suceso puntual del Costa Adeje Palace. Si hubiera ocurrido en mi puesto de trabajo hubiera seguido las indicaciones de mi empresa ya que en todo momento hemos tenido una formación intensiva, constante y acelerada para que en el peor de los casos nos pillara preparados para saber actuar y protegernos tanto a nosotros mismos como a nuestros clientes.

FC: ¿Tomaste alguna medida derivada de esa situación ajena en la operativa y protocolos diarios de tu departamento/trabajo?

Saro: Muchas, reuniones diarias, formación continua al personal, insistencia constante de higiene, uso de EPI’s, constante lavado de manos, mas que nunca desinfección de puntos calientes tales como manillas de puertas, interruptores de luz, teléfonos, mandos de tv, en definitiva, todo lo que tocamos constantemente con las manos

FC: ¿Cómo viviste y que hiciste el/los día/s posteriores en que declararon el estado de alarma cuando aún quedaban miles de clientes en todos los hoteles de Canarias?

Saro: Lo viví con miedo, como mucha gente. Pero durante el tiempo en el que seguimos teniendo clientes, intentamos por un lado cuidar al máximo al personal el tiempo que estuviéramos allí y por otro lado, que la calidad del servicio estuviera al mismo nivel hasta el último día para nuestro clientes.

FC: ¿Podrías contarnos qué cosas te han marcado de esta experiencia vivida en lo profesional y en lo personal?

Saro: Me ha marcado el cierre de todos los establecimientos, cosa que jamás pensé que pudiéramos ver aquí en Canarias, y también el cierre casi total de nuestro país. Las calles vacías, … Por un lado, en un abrir y cerrar de ojos nos hemos visto sin la mitad de nuestra vida, que es nuestro trabajo. Por otro lado, nos encontramos prisioneros en nuestras casas y con la incertidumbre de no saber cuánto tiempo se prolongará el estado de alarma nacional y lo que es peor, cuánto tiempo después necesitaremos para recuperar todo lo que hemos perdido. Aunque hay cosas que no podremos recuperar nunca, como tantas vidas que se están quedando en esta guerra.

FC: ¿Destacarías algún valor en particular del trabajo (en equipo) entre compañeros que se ha desarrollado durante esos días de crisis hasta el cierre completo?

Saro: Si, varios. Entre ellos destaca la unión. Pero también el cariño, el compañerismo, la calidad humana de unos a otros

FC: ¿Qué situación/anécdota (graciosa o no) recuerdas entre clientes y/o compañeros que han sido presos de los nervios y la ansiedad ante la vivencia experimentada.

Saro: En una ocasión me encontré a un cliente corriendo por el pasillo de su planta. Cuando me vio, me hizo un gesto de silencio y me explicó que tenía calambres en las piernas de estar metido en su habitación y que necesitaba moverse un poco.

FC: ¿Qué aspectos positivos sacas de este autentico drama?

Saro: Principalmente, que el ritmo de vida se haya ralentizado a nivel mundial, creo que ha tenido consecuencias positivas para la naturaleza. Ahora podemos entender mejor el porqué del gran esfuerzo a todos los niveles que ha realizado la familia Fluxá y el Grupo Iberostar para colaborar con el medioambiente y concienciar y enseñar a todos sus empleados la importancia y el respeto por nuestro mundo.

También destacar, evidentemente, la solidaridad, la humanidad, la cooperación y la unión que se está demostrando entre los ciudadanos de nuestro país.

FC: ¿Qué cosas (que normalmente no haces por falta de tiempo) tienes pensado hacer/o ya estás haciendo durante el confinamiento?

Saro: Descansar y lo más importante y difícil, aprender a no tener nada que hacer

FC: ¿Crees que todo volverá a la normalidad y podremos volver a recibir a turistas en breve espacio de tiempo? ¿te atreverías a vaticinar alguna fecha de vuelta? ¿Cómo crees que reaccionarán los distintos mercados de turistas ante el nuevo escenario?

Saro: Creo que todo volverá a la normalidad pero no en breve espacio de tiempo, quizá en 4 o 5 meses.

Creo que el mercado estará ansioso, con predisposición a todo lo bueno que tenemos que ofrecer.

FC: ¿Qué distintos protocolos/medidas implantarías en tu departamento/hotel/empresa o en la industria de los viajes para volver a recuperar la confianza de los futuros turistas?

Saro: La confianza de los futuros turistas creo que deba ser algo que vuelva a su sitio naturalmente ya que no se puede vivir con miedo, y ser victimas de lo ocurrido no nos limita solo a viajar, nos limita a todo, a ir a un bar, al supermercado, al médico, etc…

FC: ¿Crees que esto lo va a cambiar todo en el turismo? O a largo plazo nos olvidaremos de esta pesadilla?

Saro: No creo que esto afecte al futuro del turismo a largo plazo, creo que quedará en el recuerdo como una pesadilla

FC: ¿Qué es lo que echas de menos de tu vida habitual sin confinamiento?

Saro: La libertad, reunir a mi familia sin miedos, a mis compañeros de trabajo…

FC: ¿Cuál es tu mayor deseo cuando termine todo esto a nivel personal y a nivel profesional?

Saro: A nivel personal, reunir a mi familia y hacer una gran barbacoa y una tortilla de papas para mi amigo Germán

A nivel profesional, volver a ver el hotel lleno de vida, tanto por parte de los trabajadores, los cuales estoy convencida de que volverán con más ganas que nunca, como por parte de clientes, especialmente de aquellos que vienen cada año varias veces y ya forman parte nuestro día a día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.