La segunda jornada del V Congreso Internacional de Tecnología y Turismo Fuerteventura 4.0 ha concluido esta mañana 2 de diciembre. La tecnología puesta al servicio del trabajo, el teletrabajo y las nuevas oportunidades han sido los temas principales expuestos en la mesa de debate. Para ello, han contado con profesionales vinculados al campo de la Ciberseguridad, del desarrollo de dinámicas de teletrabajo y expertos en el ámbito de la tecnología y la generación de espacios online colaborativos.

En esta ocasión, el panel ha estado moderada por Rosa María Batista Canino, Vicerrectora de Empresa, Emprendimiento y Empleo de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria. Y contó con las intervenciones de Francisco Canos, Socio e Inversos en Cyber – C; David Blay Tapia, Conferenciante y Formador sobre Teletrabajo; Noemí Brito, Social Responsable del Área de Tecnología, Innovación y Economía Digital en Ceca Magán; Pablo Velasco Garrido, Director de Proyectos, Innovación, Emprendedores y PYMES en la Escuela de Organización Industrial (EOI); y Pau Quiles Raya, Consejero de Transparencia, Participación Ciudadana y Nuevas Tecnologías del Cabildo de Fuerteventura.

El Covid – 19 ha traído muchas consecuencias para muchos sectores y uno es, precisamente, de lo que se ha tratado como elenco principal durante esta segunda mesa de debate: el notable impulso en la carrera digital y la proliferación de sistemas tecnológicos que está dando lugar a nuevas formas de organización del trabajo. Sin duda una gran oportunidad tanto para las empresas como para los trabajadores.

A partir de los planteamientos y el debate de los ponentes se han puesto sobre la mesa una serie de temas muy interesantes “el teletrabajo en la época en la que aún no había llegado la pandemia, apenas suponía el 16% de la población. Hoy se ha duplicado y, con mucha probabilidad, ha llegado para quedarse”, ha comenzado introduciendo la moderadora Rosa María Batista.

El panel ha comenzado con la intervención de Pau Quiles, quien comentaba que gracias al clima, las conexiones internacionales aéreas, las infraestructuras o los deportes, entre otras muchas más características, “Canarias, en especial Fuerteventura, cumple muchos de los criterios que los nómadas digitales demandan para exigir un destino”. Además, considera que esos turistas que vendrían “no sería un turista al uso sino que se convertiría en un residente temporal” por lo que generaría grandes beneficios a las islas.

Francisco Canos está de acuerdo con lo expuesto “yo mismo me considero un nómada digital”. Sin embargo, piensa que existe un solapamiento entre la vida personal y el privado que podrían ocasionar riesgos de ciberseguridad. “Muchas veces tenemos interiorizado al salir de casa cerrar la puerta con llave (..) , en el mundo virtual parece que esa conciencia todavía está en desarrollo, y es necesaria”. Por su parte, Noemí Brito experta en aspectos regulatorios que imponen al trabajo en remoto considera que “existe mucho flujo de información y las plataformas de teletrabajo ya no son solamente de teletrabajo, son formas y canales digitales de interrelación de nueva comunicación de las organizaciones y también de las empresas”. Y añade, “las plataformas deben ser seguras, no solo lo plantea el Instituto Nacional de Ciberseguridad o el Centro Criptológico Nacional vinculado con entidades más de corte público, sino también la Agencia Española de Protección de Datos”.

En el debate también se habló sobre la importancia que tiene adquirir una formación sobre el teletrabajo. “Lo prioritario sería que todo el mundo tuviera acceso a formación de cómo teletrabajar ya que eso facilitará todas las intervenciones entre los agentes sociales”, afirmó David Blay. “En la EOI (Escuela de Organización Industrial), somos conscientes de la importancia de la formación tanto en herramientas técnicas para mejorar la digitalización como la formación con aspectos vinculados al teletrabajo”, resaltó Pablo Velasco.

 

¿Qué efectos ha tenido el teletrabajo en la industria hotelera?

Otro de los temas que se recalcó fue el cómo se han tenido que adaptar las industrias hoteleras y qué efectos han tenido en el sector. “Creo que existe una falta de transformación digital tremenda dentro de la hostelería”, dictó David Blay Tapia.

La parte más intangible de la cuestión la puso Pau Quiles en la mesa “se deberían dar muchas más opciones en los hoteles para esas residencias temporales. Son personas más residentes que turistas que pueden pasar 3,4, o 5 meses en un lugar (…) creo que el sector turístico tiene que empezar a reinventarse en ese sentido”, recalcó el Consejero de Nuevas Tecnologías “En España vamos muy por detrás en ese sentido”, añadió.

En cuanto al marco legal del teletrabajo es de carácter voluntario tanto para el empleador como para la persona empleada por lo que “no es una imposición y no debe serlo en las relaciones de trabajo”, explicó Noemí Brito, y añadió “No vamos a un modelo de teletrabajo absoluto ni de presencialidad absoluta sino a un modelo hibrido donde las organizaciones tendrán que ajustarse a las necesidades. Por su parte, Francisco Canos se posicionó de acuerdo con todos sus compañeros y consideró que cuando se afronta una crisis hay que enfocarlo como un reto con muchas oportunidades. Eso sí, “hay que tener mucho cuidado con la velocidad en la que las tecnologías nuevas están apareciendo y provocan que la relación entre las posibilidades y la seguridad esté un poco desequilibrado”.

El panel de debate continuó con una pregunta de ciberseguridad por parte de Pau Quiles a Francisco Canos que trató sobre la debilidad que existe en España al no producir tecnologías y cómo se podría potenciar esa escasez. “Es verdad que hay profesionales preparados en España pero no hay grandes empresas dedicadas a esta carrera profesional y muchas veces se tienen que ir fuera a países como Israel o EEUU. Creo que en este ámbito tenemos una grandísima oportunidad para formar y canalizar este tipo de actividades para que España fuera un polo de desarrollo mundial”, contestó Francisco.

Para concluir, la moderadora cerró con una ronda rápida en la que los ponentes respondieron la pregunta de si el problema es que falta talento o si hay un problema de remuneración del talento en nuestro país. Todos los participantes tuvieron claro que no existe falta de talento y que, tal vez, el problema existe en cuanto a la remuneración que el país ofrece a los trabajadores porque sino “el talento se irá del país y los perderemos nosotros”.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.