Poco a poco el sector turístico se ha ido recuperando de los duros estragos de la pandemia, se estima que en la segunda mitad del año 2023 la actividad turística llegue al mismo nivel que antes de la crisis mundial generada. Justo antes del Covid, en 2019, se alcanzó récord en el crecimiento del número de turistas en España. Estos datos convierten al turismo en uno de los 𝐠𝐫𝐚𝐧𝐝𝐞𝐬 𝐚𝐜𝐭𝐨𝐫𝐞𝐬 𝐝𝐞𝐥 𝐜𝐫𝐞𝐜𝐢𝐦𝐢𝐞𝐧𝐭𝐨 𝐝𝐞𝐥 𝐏𝐈𝐁 𝐦𝐮𝐧𝐝𝐢𝐚𝐥.


Ahora mismo es clave la forma de afrontar esta tendencia, actuando en consideración a las nuevas demandas del turismo mundial. Para ello, será necesario crear servicios de calidad y con mejores prácticas, apostando por la innovación del modelo actual. Las empresas turísticas que inviertan en conocimiento, innovación y nuevas tecnologías, establecerán la base que sostenga esta transformación.


En el proceso, la creación de nuevos productos turísticos y las nuevas formas de consumirlos o adquirirlos estarán a la orden del día. Tomará escena el reposicionamiento de todos los competidores turísticos, alcanzándose un posible nuevo orden mundial.


Pese a todas estos nuevos factores, seguirán existiendo algunas de las 𝐯𝐞𝐧𝐭𝐚𝐣𝐚𝐬 vigentes durante el año 2019:
-El aumento de la demanda internacional y nacional, gracias a la democratización del turismo de las últimas décadas por una mayor conectividad e inversión en ocio.
-La diversificación, a través de la incorporación des mercados emergentes como el asiático (China es un emisor en la mira de todos los países porque antes de la pandemia se habían realizado 155 millones de viajes internacionales) y la aparición de nuevos segmentos de demanda altamente experienciales.
-El potencial de nuevos productos turísticos y el desarrollo del entorno digital para su promoción y consumo.


No obstante, no todos son ventajas. Existirán 𝐟𝐫𝐞𝐧𝐭𝐞𝐬 𝐚𝐛𝐢𝐞𝐫𝐭𝐨𝐬 con la necesidad de ser abordados en beneficio del crecimiento turístico en el planeta, de forma adecuada y ordenada:
-La obsolescencia de algunos destinos pioneros, totalmente caducos.
-La competencia de los destinos competidores y el reposicionamiento de nuevos destinos que responden a las nuevas tendencias.
-La presión de la demanda sobre infraestructuras y recursos naturales
-Los cambios geopolíticos (como el Brexit en el caso de España).
-La brecha digital, que excluye a muchas pequeñas y medianas empresas sea porque no tienen visibilidad en el espacio digital, o porque no son capaces de satisfacer las demandas del nuevo cliente conectado.
-La preparación y formación continua de las personas que han de atender el sector turístico.
-La posible precarización de las condiciones laborales en el sector, que pueden afectar, especialmente, a las mujeres.

concrete buildings in Manarola during daytime
Parque Nacional de Las Cinco Tierras, Liguria

El rumbo de los destinos turísticos depende de cómo podrán coordinar la situación que ya existía antes de la pandemia actualizándose a este nuevo mundo. Hay tipologías de turismo que ahora mismo están en una posición desfavorable debido a la metodología anterior, tales como el turismo de sol y playa y el turismo urbano. Este tipo de turismo se enfrenta a las desventajas del turismo masivo y a la alta competencia que existe entre los propios destinos. Para su subsistencia es necesaria la creación de productos de calidad íntegros y distinguidos con nuevas experiencias enriquecedoras.


El perfil del turista también se ha actualizado. Nos encontramos con una persona más exigente que antes, sumándole a sus necesidades clásicas otras como la salud, el distanciamiento social o la libertad. La aparición de las vacunas ha sido vital para que se sienta más seguro y afrontar otra vez el reto de viajar.


𝐂𝐮𝐚𝐭𝐫𝐨 𝐞𝐣𝐞𝐬 𝐬𝐨𝐧 𝐥𝐨𝐬 𝐪𝐮𝐞 𝐜𝐨𝐧𝐟𝐨𝐫𝐦𝐚 𝐚𝐥 𝐭𝐮𝐫𝐢𝐬𝐭𝐚 𝐩𝐨𝐬𝐭𝐩𝐚𝐧𝐝𝐞𝐦𝐢𝐚: 𝐬𝐚𝐥𝐮𝐝 𝐞 𝐡𝐢𝐠𝐢𝐞𝐧𝐞, 𝐜𝐨𝐧𝐭𝐚𝐜𝐭𝐨 𝐜𝐨𝐧 𝐥𝐚 𝐧𝐚𝐭𝐮𝐫𝐚𝐥𝐞𝐳𝐚, 𝐞𝐱𝐩𝐞𝐫𝐢𝐞𝐧𝐜𝐢𝐚𝐬 𝐧𝐨𝐯𝐞𝐝𝐨𝐬𝐚𝐬 𝐲 𝐜𝐨𝐧𝐞𝐜𝐭𝐢𝐯𝐢𝐝𝐚𝐝 𝐭𝐨𝐭𝐚𝐥. Además, la crisis ha formado nuevos perfiles turísticos de gran importancia para el mercado turístico como son los nómadas digitales, capaces de “vivir” en cualquier punto del globo al solo necesitar estar conectados a la red para trabajar.


Este nuevo actor del turismo mundial es clave en la economía, ya que se trata de un perfil de un cierto poder adquisitivo en busca de servicios de calidad en destinos tranquilos.

woman holding man's hand in front of water

Referencias:

Escenario 2022: el reto del turismo para construir sociedades más felices – Eva Ballarin

Las tendencias clave para el ‘reset’ turístico español (abc.es)

Así será el turismo post-Covid (lavanguardia.com)

El turismo crecerá un 53% en 2022 con un alza de la actividad de 47.000 millones (eleconomista.es)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.