Turismo en Canarias: incertidumbres del presente y desafíos del futuro

Análisis coyuntural de turismo en Canarias (septiembre 2020)

Canarias, cuna del turismo en España y una de las mayores fuentes de riqueza del país; realiza una aportación anual al PIB español de un 35-40% del empleo que se genera en las Islas Canarias, dato importantísimo a la hora de priorizar en cuanto a soluciones al sector turístico se refiere. La situación actual de pandemia por Covid-19, había posicionado a Canarias hace unos meses, como la alternativa a las vacaciones de este año por parte de los destinos europeos, al que sin duda, hubiese sido una enorme inyección tanto económica como social, ya que se veía a Canarias como un lugar más alejado del virus ya que su posición geográfica en el mapa es favorable a ello, pero ¿qué más factores son los que impulsan a Canarias como un destino seguro?

 

En primer lugar, las Islas Canarias, como territorio fragmentado, ofrece unas fronteras definidas por sus costas. Además, cuenta con unas “puertas” de entrada y de salida (puertos y, sobre todo, aeropuertos)  fácilmente gestionables desde el punto de vista de control sanitario y de pasajeros. A su vez, ofrecen una red de infraestructuras hospitalarias de primer orden que, hasta ahora, ha demostrado una enorme capacidad de reacción y contención ante el Covid-19.

 

Las islas son un destino turístico que, por la cercanía a sus principales mercados y por su climatología, opera 365 días al año. A parte de que se trata de prácticamente el único destino turístico invernal, de volumen y de media distancia para los mercados europeos. El techo turístico de las islas, se fijó en 2017 con 16 millones de visitantes, de los que 14,2 millones eran extranjeros.

 

Es por esto que Canarias intentó reaccionar para posicionarse como la alternativa europea para realizar las vacaciones este verano, pero dada la situación actual, el destino canario piensa ya en su mejor baza año tras año, la temporada invernal que casualmente se prevé que coincida con la época en la que se puedan producir más casos activos, por lo que ¿será Canarias quién realice el test del Covid a los que ingresen en el territorio para su estancia? Esto está por decidir, ya que supondría un elevado coste para las arcas de la economía canaria, pero de momento ¿qué ha hecho el Gobierno de Canarias para dar seguridad al turista que venga a las islas?

 

La OMS fue la primera entidad en alabar a Canarias como un destino para visitar durante la época de la pandemia, recibiendo una delegación de 180 pasajeros a los que se les aplicó el nuevo protocolo de seguridad de viaje. En añadido, la Consejería de Turismo suscribió con AXA España una póliza de asistencia en viaje (por valor de 500.000€ para toda Canarias) ante incidencias relacionadas con el coronavirus, tanto para turistas nacionales como internacionales. Tratando de esta manera de asegurar al viajero su estancia en las Islas Canarias, algo que tranquiliza de esta manera a los países emisores de turistas. Por ello se han creado campañas específicas, tratando de generar confianza y mantener la fidelidad que existe con el destino canario para la llegada de vuelos internacionales.

 

Para que todo esto sea posible habría que analizar previamente como está la tasa de contagios en los puntos emisores y receptores, tratando de asegurar que los viajeros se encuentren seguro, y es que en el archipiélago canario, cada vez que se produce un brote de coronavirus, se debilitan sus posibilidades de asentarse como destino seguro y es lo que desgraciadamente ha sucedido en los últimos meses, ya que sólo en agosto se ha registrado la misma cantidad de contagios que el total contabilizado entre febrero y julio. De hecho, en este mes se han dado 2.883 positivos, mientras que en los seis meses anteriores la cifra fue de 2.647.

 

A pesar de la situación geográfica tan privilegiada con la que cuentan las Islas Canarias, el archipiélago no lo ha sabido aprovechar al máximo, y aunque al acabar la cuarentena la economía de las islas fue avanzando lentamente, llegando a estar incluso en una situación de privilegio con respecto a otras Comunidades Autónomas, ahora mismo volvemos a estar tal y como estábamos unos meses atrás, con lo que el progreso que habíamos hecho ha sido en vano. Debido a esto, una gran cantidad de gobiernos europeos han vetado Canarias como destino no seguro, uniéndose a estos hace unos días Alemania y Bélgica. Esto ha llevado a una situación en la que el turismo en las islas es mínimo, teniendo repercusiones inmensamente negativas en la economía canaria.

 

El problema viene porque estamos viendo a Canarias como un conjunto, como territorios conectados, cuando en verdad las islas están separadas, y salvo La Graciosa que recibe a los viajeros a través de Lanzarote, todas las demás islas tienen su propio aeropuerto y puerto, con lo que es más fácil controlar los flujos de personas de cada isla. Si esto se hiciera, al funcionar cada isla de manera independiente a las otras, aunque una se considere peligrosa porque tenga una gran cantidad de contagios de coronavirus, el resto de islas podrían seguir recibiendo visitantes, y así no se pararía la economía global del archipiélago. 

 

El hecho de que cada país, incluso en la UE, sea independiente para poner requisitos en cuanto a las medidas de seguridad, hace que cada uno ponga diferentes requisitos para viajar a un lugar y poder volver, cosa que dificulta sobremanera la captación de turistas. Esto es algo que no se le explica bien a la población, ya que están dejando caer el sector turístico porque piensan que la economía se podrá recuperar por otra parte, pero resulta que el 35% del PIB y el 40,4% del empleo de todo el archipiélago es gracias al sector turístico, con lo que si llegamos al 0 turístico, la economía canaria se vería afectada de manera brutal.

 

El gobierno canario debería haber informado mejor a la población canaria de la importancia de este sector para haber puesto mayores esfuerzos en acabar con el virus, cosa que se tendría que haber hecho en la época en la que los contagios eran casi inexistentes, no ahora tras todo un verano de descontrol sin una medidas de seguridad muy restrictivas. Es precisamente por esto que se recomienda la independencia turística de las islas como destinos turísticos, así cuando la población de una isla esté tomando las medidas necesarias y realizando los esfuerzos oportunos para frenar el virus y vaya bien y en otras no, la propia sociedad se dará cuenta de que necesitan madurar, o será el gobierno de cada isla el que decida aumentar las medidas de seguridad para no caer de manera desmesurada dentro del mercado turístico global. Esto se podría conseguir tomando acción con los touroperadores para que estos sean los encargados de publicitar esta acción en los destinos emisores de turismo y así hacer cambiar de opinión a los países con respecto a Canarias.

Deja un comentario