Matar al buscador: cómo viajaremos en el futuro

Amuda Goueli fue uno de los ponentes invitados a Futurismo 2018 que se celebró en el Auditorio Infanta Leonor de Los Cristianos el pasado 23 de mayo.

Goueli creó en el año 1998, junto con sus dos socios australianos, una página web acerca de “guías de hoteles por amor al arte”. Más tarde, se empezaron a realizar reservas a través de esta página. De esta manera, fundaron su propia agencia de viajes online; Destinia, la empresa más pequeña que tienen. Porque también cuentan con TorTravel, Wozozo y Tech Tool Solutions.

El ponente nos habla de la capacidad que tiene la base de datos para poder meter cada vez más información, de procesadores que trabajan rápidamente para darnos una respuesta inmediata. A este procedimiento lo llama algoritmo y nos plantea qué es el algoritmo informático a lo que nos responde a través del siguiente ejemplo: “si un cliente pone en la caja del buscador; Madrid, fecha de entrada y fecha de salida para buscar un hotel. Cuando pone en el buscador “Madrid”, se adjudica un color rojo. En cambio, sin no escribe “Madrid” entonces se podrá un color amarillo. Este algoritmo nos llevará al BigData, cuánto más información obtengamos de este, mejor se procesará, se podrá leer mejor y nos llevará a la inteligencia artificial para la toma de decisiones”.

También pueden controlar qué está haciendo el cliente una vez que está dentro de la página. De esta forma se puede observar si la página les llama la atención si le son atractivas las fotos, dónde se detienen a mirar… En base a este análisis se hace un diseño en función de los gustos del cliente. Por lo tanto, son los propios consumidores los que “diseñan” la página. Todos los días se realizan testings sin parar para ajustarse a la demanda.

En la tercera parte, se va recopilando toda la información que se obtiene a través de las preguntas de los consumidores las cuales se almacenan, se leen y, por último, se seleccionan todas las consultas. Como se adquiere mucha información, se crean agentes portales cuya tarea es responder a los clientes. Para ello utilizan las siguientes aplicaciones de mensajería instantánea: Messenger, Telegram y WhatsApp.

Luego, ¿qué significa que tengamos tanta información? Simboliza que se tiene un algoritmo muy bueno. Esto nos lleva a poder ganar muchos clientes utilizando menos recursos y nos beneficia con creces económicamente. Gracias a la cantidad de información que obtienen de sus clientes, pueden ir clasificando a estos en bloques: mochileros, con familias, amantes de la naturaleza…

La compañía sabe la información de sus usuarios: su nivel económico, cuántos hijos tienen… Así pueden disparar una oferta determinada. El objetivo principal es que los clientes no piensen, que el cliente diga: “quiero esto”. Para poder cumplirlo hay que trabajar bastante con el Big Data e ir llenando los “bloques” y así eliminar el buscador. En su caso, han podido eliminar el 50 % del buscador para dar directamente la oferta o los hoteles que quieran sus clientes.

Finalmente, el ponente Goueli nos cautiva con la siguiente reflexión: “no siempre al ser humano le ha gustado el cambio. El cambio ha de ir despacito, poco a poco. El miedo es bueno. Hay que probar, vas a fracasar, por supuesto, pero forma parte del aprendizaje en este mundo”. A su vez, sugiere que si no estás convencido de que el mundo digital va a cambiar la vida a nivel personal a cada uno de nosotros, en todos los ámbitos, pues o es obligatorio o nos cambiamos, tiene otra reflexión para convencernos, su lema: “somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”. El valor como ser humano, como profesional, es no estar en tu zona de confort, es moverte y verla desde el otro lado. Ese es el valor que estás cambiando de ti mismo, evolucionando para ir un poco más lejos. Todo lo que es digital, es comunicación, tarde o temprano, triunfa, es lo que la historia nos ha enseñado.

Eukene Ramirez

Deja un comentario