La Comisión Europea recomienda el uso de los test rápidos de antígenos y apoya el aumento de la capacidad de realización de pruebas

Bruselas, 18 de noviembre de 2020. – La Comisión Europea adoptó la recomendación del uso de las pruebas rápidas de antígenos para el diagnóstico de COVID-19. Sigue, por tanto, la línea de recomendaciones aprobada el pasado 28 de octubre, de recoger unas estrategias de pruebas más accesibles y eficaces en la Eurozona. Se construye sobre las recomendaciones desarrollados con las aportaciones de los Estados miembros y los concejos de expertos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC).

La recomendación recoge una guía sobre cómo elegir los test rápidos, cuándo es adecuado su uso y quién debería llevarlos a cabo. También hace un llamamiento de unificar los criterios para que haya un reconocimiento de resultados mutuo en toda la Unión Europea. Esto precede la reunión en remoto de los líderes europeos el próximo jueves, 19 de noviembre, que versa sobre la respuesta de Europa a la crisis sanitaria, siguiendo la reunión del Consejo Europeo el pasado 29 de octubre, donde se acordó una mayor coordinación en cuanto a la realización de los test.

La Comisión, además, firmó un acuerdo con la La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, contribuyendo unos 35,5 millones de euros (financiado por Instrumento de Asistencia Urgente), para aumentar la capacidad de testeo en la Unión Europea.

Stella Kyriakides, la Concejala de Salud y Alimentación, afirmó: “El testeo nos dice cuál es la expansión de foco de contagio, dónde está y cómo se está desarrollando. Es una herramienta clave para ralentizar los contagios. Para mejorar la coordinación europea en cuanto a métodos de testeo, proporcionamos una guía de uso de los test rápidos de antígenos para los Estados Miembros, con el fin de manejar mejor los brotes de contagios. Para ser lo más eficientes posible, también es necesario tener recursos adecuados, por lo que hoy damos un paso más allá en apoyar a los Estados Miembros para que puedan aumentar su capacidad de testeo. La cooperación y la solidaridad son las claves para superar la pandemia.

Las recomendaciones actuales proporcionan una guía para los Estados miembros respecto sobre uso de los test de antígenos para detectar el virus en circunstancias específicas. Incluyen las situaciones cuando una identificación rápida de los individuos infectados ayudan a contener un brote mayor; y una monitorización continua de los grupos de alto riesgo, como son el personal sanitario o los trabajadores en los centros de mayores. Se anima a los Estados miembros a llevar a cabo los test rápidos junto a los test PCR para contener el virus, detectar a los infectados y aislar los casos de la forma más ágil posible.

El reconocimiento mutuo de los resultados de las pruebas es de suma importancia para facilitar movimiento, rastreo y tratamiento de contactos transfronterizos. Se anima encarecidamente a los Estados miembros a reconocer  mutuamente los resultados de las pruebas de test rápidas de antígenos que cumplan los criterios de la recomendación realizada por instalaciones de prueba operativas, autorizadas en cualquier Estado miembro de la UE. El cumplimiento de la recomendación puede contribuir entonces a la libre circulación de personas y al buen funcionamiento del mercado interior en tiempos de capacidad de prueba limitada.

Los desarrollos científicos y técnicos continúan evolucionando, ofreciendo nueva información sobre las características del virus y las posibilidades de utilizar diferentes metodologías y enfoques para el diagnóstico de COVID-19. Por tanto, la Comisión está dispuesta a seguir actualizando la recomendación sobre la uso de pruebas.

Para mejorar aún más las capacidades de prueba en la UE, la Comisión está financiando 35,5 millones de euros a la Federación Internacional de la Cruz Roja, con el fin de apoyar la formación del personal y permitir que los equipos móviles de pruebas de la misma tengan acceso al equipamiento, elementos de laboratorio y reactivos necesarios para tomar muestras y realizar pruebas, y apoyo autoridades nacionales en su trabajo.

La colaboración con la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es posible con los Estados miembros de la UE y el Reino Unido a través de la Cruz Roja nacional. Siete Estados miembros han decidido participar: Austria, Alemania, Grecia, Italia, Malta, Portugal y España.

Antecedentes

La pandemia ha demostrado que es necesario mejorar la preparación y gestionar amenazas con mayor eficacia, tanto a nivel de la UE como dentro de cada uno de los Estados miembros. Las pruebas rápidas y precisas son clave para hacer frente a COVID-19. La Comisión ha apoyado la investigación y el desarrollo de tales pruebas y pondrá en marcha un procedimiento de contratación conjunta para pruebas rápidas. 100 millones de euros estarán disponibles el Instrumento de apoyo de emergencia para ayudar a los Estados miembros.

Traducción: Redacción Futurismo Canarias

Deja un comentario