Eventos turístico-gastronómicos: Creatividad, seguridad y sinergia colaborativa

Por Esther Ignacio Atorrasagasti y Gemma Nogués Folch.

Los días 1 y 2 de julio de 2020 se celebraron las jornadas de formación dedicadas al Diseño y creatividad en la organización y ejecución de Eventos turístico-gastronómicos, organizadas por Formación de Turismo de Tenerife.

Victoria de la Rosa de Turismo de Tenerife, departamento de promoción turística Tenerife GastroExperience, presentó las jornadas.

José M. de Juan Alonso, experto en Turismo que aborda desde un punto de vista de responsabilidad, social, económica y ambiental realizó las ponencias.

Algunas reflexiones y conclusiones sobre la formación

Debemos tener claro qué tipo de evento organizamos y cuáles son sus objetivos, que mensaje queremos dar, cómo difundirlo, a quien va dirigido y que tipo de personal vamos a necesitar.

Antes que nada debemos reivindicar el papel de los profesionales de los eventos que es crucial para preservar un sector con mucho intrusismo, puesto que muchas personas piensan que es fácil organizar un evento, y luego ocurren fallos que pueden hacer fracasar nuestro trabajo y nuestros objetivos. Un profesional que organice el evento evitará errores de bulto, como problemas logísticos, espacios inadecuados, falta de seguridad o conceptos erróneos.

Tendencias de los eventos turístico-gastronómicos

Es vital decidir a quién nos vamos a dirigir cuando realicemos un evento turístico – gastronómico puesto que la demanda es diferente según el target que nos interese. Actualmente, hay una gran tendencia hacia la hiper segmentación, crear eventos específicos para grupos específicos de población e intereses para diseñar un evento experiencial concreto por ejemplo, turismo enológico, turismo eco-vegano, profesionales de la gastronomía, comerciales del sector turístico, prensa especializada, etc.

Show cooking

Un tema interesante que se planteó es la posible reeducación del público, surgieron algunas dudas sobre si determinadas experiencias gastronómicas en hoteles “todo incluido” podían ser positivas o perjudiciales, ya que el cliente de este tipo de hoteles no suele estar interesado en estos productos. La reeducación en este caso se puede lograr poniendo un día específico de comida regional para dar a conocer los productos, mediante pequeñas ferias, deegustaciones o show cookings en los hoteles o un menú elaborado para tal ocasión.

La cantidad de ferias, mercados, jornadas culinarias, sobre la misma temática en un mismo periodo de tiempo, a menudo hacen perder visibilidad tanto al producto como a la singularidad del evento. Ya que se suelen solapar en las fechas de celebración, bien por falta de planificación y coordinación o bien por competitividad.

Debemos olvidar estas prácticas competitivas para fomentar una cultura colaborativa y crear sinergias. Aquí tendrán un papel crucial la administración, tanto del municipio como de la región, los destinos y las empresas, que podrán implicarse en la coordinación de un calendario para que no coincidan los eventos o bien que estos sean complementarios los unos de los otros. Una mejor distribución de fechas y horarios fomentará una mayor asistencia y distribución de público.

Es básico el papel de las instituciones públicas para la difusión y apoyo de estas actividades puesto que muchos destinos atraen a su público mediante la oferta gastronómica.

En estos eventos de periodicidad recurrente es necesario que cada año introduzcamos algo nuevo que sea atractivo para los asistentes. La creatividad es esencial así como la singularidad del evento, a veces no es lo que se ofrece sino cómo se ofrece lo que atrae. La exclusividad es una baza que explotar que nos puede reportar interesantes experiencias.

Una cuestión a la que quizás se le da poca importancia es la necesidad de incorporar en nuestro equipo a personas especializadas en el evento que vamos a realizar. No basta con que nuestro personal, azafatos, camareros, informadores de un buen servicio a los usuarios, sino que además buscaremos que sepa dar respuesta a las dudas y preguntas sobre materia gastronómica. Este plus hará que se perciba nuestro evento de manera muy profesional y de calidad.

Tendencias en bioseguridad

Imagen de Fenavin, en Ciudad Real – Vía www.cocinayvino.com

La realización de eventos turístico-gastronómicos es una de las grandes bazas con las que cuentan los destinos turísticos para la promoción de sus productos agroalimentarios y su patrimonio gastronómico general. La gastronomía es el componente posiblemente más experiencial y valorado de todos. Si nos han dado de comer en un evento y además bien ejecutado, no se nos olvidará. Nos acordamos toda la vida de las experiencias gastronómicas, ya que se fija en la memoria a través de todos los sentidos. A pesar de todo lo anterior, estamos viviendo una realidad donde los eventos presenciales pueden perjudicar la salud de la población.

La industria de los eventos, ya sean gastronómicos o no, se basa en los encuentros de personas, y normalmente de muchas. Esto es completamente lo que estamos viviendo con el Covid-19. Por ello debemos de tener en cuenta las nuevas medidas que hay que agregar a la planificación de un evento. Los aforos deben ser especialmente cuidados, los productos monodosis se vuelven protagonistas, al igual del uso de materiales de un solo uso, incluyendo la cubertería.

Otro aspecto importante son las medidas de higiene, no solo hay que asegurarse de que el personal este bien formado en las normas de la legislación del momento, sino que debemos de asegurar de contar con un sistema de información al asistente para que no se produzcan fisuras en el plan. Una de las figuras que se está empezando a demandar es la figura de un responsable de bioseguridad. Es obligación del organizador del evento estar al día de la legislación ya que se está creando día a día y es cambiante.

 

Sostenibilidad, gastronomía y destino

Mercadillo en Teror – Islas Canarias – Vía www.cantour.es

Sin duda, la gastronomía desde hace años se está centrando en modelos más saludables, sostenibles y basada en productos locales, de kilómetro cero o de proximidad. Estos conceptos se trasladan al mundo de los eventos de manera que influyan directamente en la difusión cultural y turísticas, además de reivindicar y promocionar la gastronomía local y recetas autóctonas. También es importante que se enfoquen en la reducción de envases y embalajes, desperdicio de alimentos y contribuyan al mantenimiento de la biodiversidad y diversidad de cultivos.

A pesar de las dificultades a las que se está enfrentando el sector, los eventos gastronómicos no parecen estar desapareciendo del mapa. El sector se encuentra innovando para conseguir sacar adelante todos los eventos gastronómicos reconocidos, además de seguir presente en los eventos que no sean gastronómicos como tal. Con medidas estrictas tanto de higiene como de logística, los eventos gastronómicos deben proponer herramientas, medios y soportes para la difusión, promoción y comunicación efectivas para continuar promoviendo la cultura gastronómica local y sostenible.

Deja un comentario