El empleo del futuro: un análisis en el impacto de la tecnología en el mercado laboral.

Hoy nos toca recordar una de las ponencias de Futurismo Canarias 2019 que nos presentó Armando Martínez Polo el 25 de abril durante el Gran Foro celebrado en el Auditorio Infanta Leonor de Los Cristianos.

Armado, socio responsable de tecnología en PwC, nos habló de la importancia de la tecnología en el futuro y del impacto sobre las personas, ya que presumiblemente podría desplazarlas o sustituir puestos de trabajo.

Martínez Polo, comenzó hablando del ámbito de la tecnología, recordando que le ha sorprendido la forma con la que José Julián Mena, alcalde de Arona, ha comenzado su discurso empleando términos como Open Data, Big Data, que vienen en relación con la optimización o el asistente virtual que cada vez se usa más en el sector turístico con el fin de conocer mejor a nuestros clientes.

Toda esta tecnología lleva marcando los nuevos modelos de negocios desde hace unos años, teniendo como epicentro la Inteligencia Artificial, que tiene su importancia en la capacidad de procesar mucha información, con diferentes técnicas para darnos los datos en cada momento y ofrecernos una valiosa fuente de información.

Existe una compañía que todos los años hace un concurso que enfrenta a humanos (abogados) vs robots (software), con el fin de revisar contratos que contienen errores. Las personas, que son abogados de renombre, tardaron de media unos 92 minutos en procesar toda la información, y a la máquina solo le llevó 26 segundos.  Aquí surge la pregunta que en los últimos tiempos se hace todo el mundo: ¿sustituirán las maquinas a los abogados?. La respuesta es un no contundente.

La tecnología ha de ayudarnos a ser más eficaces y tener mejores resultados, pero no sustituirá a las personas.

Armando, también hizo mención del estudio que ha realizado su empresa junto a Forbes en el impacto que van a producir la inteligencia artificial, la optimización. Para el 2030, el PIB será de 15,7$ trillones gracias a toda esta tecnología, lo que supondrá un aumento del 14% del PIB global. Esta incidencia nos hace pensar que muchos trabajos serán optimizados por estas tecnologías con la consiguiente pérdida de empleo.

No obstante, el estudio nos da la clave para saber dónde está la oportunidad, y es que un 60% de ese PIB será proveniente del consumo, lo que quiere decir que vendrá del sector servicios, cuya finalidad es conocer mucho mejor al cliente gracias a la información que recibimos de estas tecnologías. Ya no se hablará de segmentación, sino de microsegmentación con el fin de fidelizar a nuestros clientes.

¿Cómo estamos afrontando esta revolución en la empresa? Un estudio que se ha realizado a más de 10.000 trabajadores en varias partes del mundo nos da como palabras resumen temor y optimismo.

Por un lado, el temor a perder el puesto de trabajo en favor de los robots, cosa que no va a suceder en muchos puestos, y el optimismo, que es el que tienen el 75% de los trabajadores en desarrollar nuevas capacidades para mejorar.

Hoy en día, en nuestra empresa, todos los trabajadores han de saber un mínimo de tecnología y todo lo que ella conlleva, destacó nuestro ponente.

Los escenarios del futuro no los podemos conocer exactamente, pero si sacamos algunos datos del estudio realizado y son:

 

 

  • El 25% de los empleados quieren trabajar con compañías que compartan sus valores.
  • El 60% ve bien que la forma de trabajar sea freelance, que no sean trabajadores solos de una empresa o sector.
  • El 23% se identifica en hacer un trabajo que marque la diferencia en la empresa.
  • El 70% Quiere realizar estudios para mejorar en su empleo y estar preparados para los cambios.

Con todo esto entendemos que habrá y ya existe un impacto en los puestos de trabajo del futuro, pero hay que decir que los robots no quitaran los puestos de trabajo a los humanos. Lo que va a ocurrir es que esta tecnología complementará al humano con el fin de hacerlo más productivo y eficaz. De aquí nacen las organizaciones biónicas, que sacan a relucir lo mejor de un lado y de otro.

Nuestro ponente dejó un mensaje claro para las empresas y es que no tengan miedo de hablar claramente sobre la pérdida de empleos con respecto a las nuevas tecnologías que vienen para quedarse.

 

Deja un comentario