Anaga cambia de escuela

panoramica_parques_canarias_tenerife_archipielago_anaga

Para comprender de manera sintética la figura de Reserva de la Biosfera y todo lo que puede generar en una zona concreta debemos recurrir a la imaginación por unos momentos.

Se debe visualizar en primer lugar a una escuela, donde los territorios son niños deseando aprender. Un día, una señora seria entró en clase para examinar a estos niños ambiciosos y expectantes.
Todos ellos querían enseñarle lo que eran, cómo habían llegado hasta allí y cuál querían que fuera su futuro (Propuestas de Reserva de la Biosfera). La señora iba pasando de pupitre en pupitre observando detenidamente el trabajo de cada uno hasta que se encontró con Anaga, un niño un poco mayor que los demás pero con grandes
potencialidades.

-”Me gusta lo que eres, no sólo por tu formación geológica que demuestra que eres el más antiguo dentro de esta clase (Tenerife), por otra parte me gustan tu biodiversidad y tus paisajes. Aparte de esto también me gusta el uso que han hecho de tí tus habitantes durante todo el tiempo que llevas a flote. Vamos a hacer una cosa, para no perder todo esto que has estado haciendo durante tantos años te vamos a poner unas vallas, unas más altas que otras (zonas núcleo, tampón y transición) y te vas a venir conmigo para poder seguir explotándolas correctamente”.

Fue así como este niño salió de esa clase tan generalizada y empezó otros estudios gracias a esa señora. Todo esto era nuevo para Anaga, por lo que sentía que no estaba en su sitio. Nuevos compañeros, nuevos profesores y nuevas clases para una personita que estaba acostumbrada a lo mismo de siempre, por lo que el cambio inicial fue notable. Poco a poco fue conociendo nuevos compañeros, los cuáles fueron muy amables puesto que lo agregaron al grupo de Whatsapp nada más entrar por la puerta (Red Mundial de Reservas de la Biosfera). Aun así, y como es normal en todos los grupos, Anaga se llevaba mejor con unos que con otros ya que había descubierto compañeros que tenían un cuaderno parecido (atractivos naturales similares), que contaban primero con la mano izquierda y luego con la derecha (procesos similares) y se sentaban muy cerca de él (proximidad geográfica), por lo que hizo otro grupo de Whatsapp con sus compañeros más cercanos (redes regionales y temáticas de Reserva de la Biosfera). Este grupo no sólo servía para comunicarse, los compañeros también compartían tareas, nuevos métodos y hablaban de debilidades o fortalezas de sus otros compañeros no tan cercanos.

La parte social ya estaba hecha pero Anaga era el niño nuevo de la clase y debía coger el ritmo formativo de los demás. Las asignaturas tenían nombres raros que nuestro protagonista nunca había visto (gobernanza, nuevos productos, imagen de marca, Patrimonio Natural y Cultural)… Al menos sus compañeros le habían pasado los apuntes y más o menos podría ir conociendo gradualmente los entresijos de esas asignaturas.

Comienza así un arduo proceso de formación en búsqueda de la excelencia para poder superar a sus compañeros más veteranos. El problema es que Anaga por sí sola no puede con tanto conocimiento a la vez, asi que deberán ser sus habitantes, aquellos que la obligaron a cambiarse de clase los que organicen las asignaturas y jerarquicen los esfuerzos en pos de buenas notas.

Anaga cambia de escuela

parque-rural-de-anaga

Estaba nerviosa. Había escuchado que una nueva profesora, más joven y guapa que las demás iría a ver su trabajo. Había escuchado también que esa mujer se dedicaba a seleccionar alumnos para otro curso. Esa clase no le gustaba, era algo mayor que sus compañeros y sentía como si nadie le prestara la atención que necesitaba.
Casi no pudo contener la emoción cuando la vio llegar y empezar a evaluar a sus compañeros. Se dio cuenta de que era algo exigente y eso empeoró sus nervios. El tiempo que esa profesora dedicó a la evaluación de su trabajo le pareció interminable, pero finalmente se pronunció:
”Me gusta muchísimo tu trabajo, es algo que no he visto en ninguno de tus compañeros. Solo necesita perfilarse un poco y aplicar algunas limitaciones. ¿Querrás venirte conmigo para empezar a explotar tus potencialidades?”.
Anaga se levantó sin pensarlo dos veces, sentía que al fin alguien empezaba a valorar correctamente su trabajo. Aun así quedaba la parte más difícil, adaptarse a esa nueva situación donde había conseguido llegar.
El cambio fue duro y al principio sentía como si ese no fuera su sitio. Nuevos profesores, nuevos compañeros y nuevas asignaturas para una personita que no estaba acostumbrada a los retos. Al menos sus compañeros eran simpáticos…
Anaga comenzaba a sentirse aceptada, especialmente por aquellos a los que tenía cerca, con los que compartía material y procesos . A veces incluso le pasaban la tarea de las nuevas asignaturas, lo que nunca ocurrió en su clase anterior.
Estaba decidida, ese cambio era el que necesitaba para darlo todo de sí de una vez por todas y demostrar a los compañeros de la otra escuela que siempre había tenido algo que decir pero ellos nunca le habían hecho caso. Estaba claro que la excelencia que perseguía estaba al alcance de la mano, sólo tenía que esforzarse un poco.
Llega la hora de extrapolar conceptos. El macizo de Anaga casi pasaba desapercibido en el mapa turístico de Tenerife hasta que llegó la denominación Reserva de la Biosfera.
Esta denominación limitó el territorio con unas vallas más altas que otras (Zonas núcleo, tampón y trancisión) y lo incluyó dentro de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera.
Además le ofreció la posibilidad de unirse a otras redes menores y específicas, como las regionales o las temáticas formadas por reservas similares o próximas geográficamente.
Algunas nuevas asignaturas mencionadas anteriormente son la gobernanza, el desarrollo de nuevos productos, la creación de una nueva imagen, el posicionamiento y el desarrollo socioeconómico local. El éxito de esta niña que acaba de cambiar de clase dependerá de aquellos que la han obligado, tanto los agentes implicados como los propios pobladores del territorio.

Aarón Rodríguez Hernández

Graduado en Turismo, Universidad de Adeje – ULL.

Dentro del marco del Trabajo Fin de Grado titulado:

El Macizo de Anaga como Reserva de la Biosfera. Análisis, implicaciones y sugerencias.

Deja un comentario